Política

Grandes negocios a costa de la certidumbre de la población

octubre 06, 2017

La riqueza natural de Veracruz, inequitativamente distribuida en los últimos 30 años y cuyos efectos se observan con claridad en los índices negativos de desarrollo humano que coloca a la entidad entre los últimos tres lugares del país, representa por otra parte un problema en cuanto hace a la calidad de vida de los habitantes del estado.

Trasnacionales y empresas locales, en sociedad con grandes capitales cuyas actividades generalmente se asocian a la depredación ambiental, amenazan, por si faltara algo, el delicado equilibrio ambiental y ponen en riesgo a la población por tratarse de minería tóxica.

Ya ayer mismo se dio a conocer que la minera Candelaria Mining Corp. y Almaden Minerals Ltd., cuyas actividades de exploración y explotación de oro, plata y cobre las realizan en los municipios de Actopan y Alto Lucero, en la región central costera de Veracruz, propietarias de los proyectos denominados La Paila y El Cobre, respectivamente, anunciaron que temporalmente se retirarían de dichas actividades.

Con el argumento de la falta de condiciones políticas, la inminencia de las elecciones federales y ante la presión social de organizaciones ambientalistas y ciudadanas, el corporativo canadiense decidió cancelar provisionalmente sus actividades y adelantó que "aprovechará este tiempo para optimizar el proyecto y continuar el diálogo con las comunidades locales y los funcionarios estatales y federales". Es decir, se trata de un reposicionamiento estratégico pero el propósito es continuar adelante ya que poseen los permisos correspondientes para iniciar la primera fase de sus actividades.

Otra empresa, Gas Natural del Noroeste, que pretende realizar la introducción de una línea de distribución de gas natural por las calles de Xalapa para surtir a las trasnacionales Nestlé y Coca-Cola, ubicadas en el municipio de Coatepec, cuya tubería además representa un potencial riesgo para la población, intenta aprovechar subrepticiamente las obras de rehabilitación de la carretera Xalapa-Coatepec para continuar con un plan de trabajo para el que, según el director de Desarrollo Urbano capitalino, Ramón Hernández Salas, el ayuntamiento de Xalapa no ha emitido las licencias necesarias para la introducción del gasoducto dentro del territorio municipal.

Aunque aclaró que el proyecto de reconstrucción de la carretera Xalapa-Coatepec fue desarrollado por la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) y, aunque esta vialidad pasa por el municipio, los permisos de las instalaciones que pasan por la misma son injerencia del Gobierno del Estado. Es decir, el propio gobierno estatal estaría facilitando a la gasera tanto los permisos como la tarea del tendido de la tubería, ya que se haría de manera simultánea con la rehabilitación de dicha vía.

Dos ejemplos de la manera en que, desatendiendo la inquietud y la incertidumbre social, las autoridades favorecen las pingües ganancias que obtienen corporativos cuyo único fin es realizar grandes negocios.