Sociedad y Justicia

Sin justicia, 99% de los delitos contra migrantes

octubre 05, 2017

Orizaba, Ver.- Por sus condiciones de impunidad y violaciones a los derechos humanos, México pasa por el peor momento de su crisis humanitaria. Las cifras de organismos no oficiales revelan que 99 por ciento de las agresiones en contra de migrantes se mantienen sin castigo, es decir impunes, aun cuando existe todo un aparato legal para atender las acusaciones.

De acuerdo con el informe El acceso a la justicia para las personas migrantes en México: un derecho que existe sólo en el papel, se da a conocer una serie de situaciones que aumentan la vulnerabilidad de los migrantes en éxodo de su país de origen hacia los Estados Unidos.

El documento revela que la impunidad en delitos cometidos contra las personas migrantes que transitan por el territorio mexicano "es de 99 por ciento, aunque en México existen fiscalías especializadas para migrantes, persisten obstáculos graves para denunciar delitos y para investigarlos, como la ausencia de voluntad para investigar delitos contra migrantes y los pretextos para alargar los casos sin castigar a los responsables".

Asimismo, se señala, persisten agresiones a defensores y organizaciones de derechos humanos que acompañan a personas migrantes en México y estos casos también permanecen impunes.

"Las autoridades mexicanas justifican la ausencia de resultados con el argumento de que los migrantes víctimas de los delitos no permanecen en el lugar donde están las investigaciones, sin embargo, en el reporte se explica que las autoridades mexicanas tienen a su disposición dos herramientas que no utilizan para investigar estos casos: la recopilación de datos y desahogo de pruebas que permitan continuar las investigaciones aun sin las presencia de los migrantes víctimas o testigos, así como su regularización migratoria".

Se señala que parara transformar esta situación, "en este informe se recomiendan medidas para garantizar la denuncia de las personas migrantes, de manera que pueden acceder a la justicia por todo tipo de delitos: la cercanía de las autoridades con personas migrantes y organizaciones que les defienden, así como una mayor coordinación y cooperación entre las unidades y fiscalías en todos los niveles".

Pero igual se plantea que debe haber más voluntad política para atender y continuar con las investigaciones, incluida la dotación de más recursos destinados a este fin, así como el establecimiento de un plan de persecución de delitos contra las personas migrantes y la garantía de los derechos de las víctimas y sus familiares.

En tanto, en su portal la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) expone que en medio de la migración los indocumentados mantienen sus derechos universales, "todas las personas incluso aquellas que se encuentran fuera de su lugar de origen y por tanto de la protección de sus leyes, continúan gozando de sus derechos, pues no pierden su calidad de personas por el hecho de encontrarse en un lugar distinto al suyo".

En la actualidad, la movilidad humana, ya sea como migración internacional o interna, es un fenómeno multicausal que puede darse de manera voluntaria o forzada; la primera se da cuando una persona migra sin ningún tipo de coacción. Mientras que la segunda obedece a situaciones en las que la persona se ha visto forzada a migrar porque su vida, su integridad o libertad se ven amenazadas como consecuencia de diversas formas de persecución.

"Estas movilidades, traen como consecuencia un alto número de personas migrantes, refugiadas o desplazadas que requieren de una protección reforzada de sus derechos por parte de los estados en los que se encuentran o por los que transitan, evitando la discriminación, y propiciando la tolerancia y el respeto pleno por los derechos humanos con el propósito de garantizar tanto el reconocimiento de éstas como sujetos de derecho así como el goce efectivo de sus derechos", precisa.