Política

Sistema Anticorrupción acelera auditorías; en noviembre se sabrían anomalías de 2017

septiembre 24, 2017

Con la entrada en vigor del Sistema Estatal Anticorrupción se acortan los tiempos de fiscalización, por lo que a partir de 2018 las denuncias por presunto desvío de recursos del ejercicio fiscal 2017 se presentarán a partir del mes de noviembre.

El auditor general del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), Lorenzo Antonio Portilla Vásquez, detalló que si bien se hacen necesarias reformas a las leyes secundarias, como la de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas, y las que crean la Fiscalía Especializada y dan forma al Tribunal de Justicia Administrativa, el sistema ya es vigente.

En entrevista detalló que ahora el órgano que administra tendrá que crear dos nuevas áreas de investigación y substanciación, de modo que una vez que se audite el manejo de los fondos públicos, se pueda iniciar con la investigación para formalizar las denuncias.

"A partir de la cuenta pública 2017 ya no va a haber segunda fase (de fiscalización), ya nada más es la auditoría, el pliego de observaciones, y si detectamos hechos que sean de daño patrimonial, estamos obligados a notificarlos a la Fiscalía Anticorrupción y al Tribunal".

Comentó que las reformas obligan a que el 1° de octubre se entregue el informe de resultados que se tendrá que aprobar por el Congreso local a más tardar el último día de ese mismo mes, "nos acortaron".

Y a partir de la aprobación se tendrá que notificar a las autoridades encargadas de sancionar el presunto desvío de fondos públicos, por lo que, señaló, ya se están capacitando a todas las áreas y a los funcionarios electos para conocer cómo será la revisión al manejo financiero.

Recordó que con las más recientes reformas los alcaldes podrán entregar la cuenta pública en abril, aunque el Orfis empezará auditar a partir de enero, y en el caso del Poder Ejecutivo tendrá un mes adicional, sólo en caso de que se notifique al Congreso, para informar el manejo financiero.

El auditor general reconoció que tiene más trabajo, pero no requieren de más personal ni mayor presupuesto para cumplir con las nuevas responsabilidades que establece la ley.