Política

México. A días del año crucial -2018-

septiembre 19, 2017

1.- En México desde hace más 50 años es materialmente imposible, realizar un escenario político electoral, y la razón resulta sencilla, y es que simplemente no existen reglas claras ni leyes que se respeten, pues tanto el PRI como el PAN, desde la cúpula del poder político, han logrado oscurecer las vías por donde se pudiera analizar lo que podría ocurrir en el país en un futuro inmediato y mediato. Parte de ésta cortina de humo son: la corrupción; los fraudes electorales, –en los tres niveles de gobierno– las absurdas alianzas, además de los espontáneos conocidos como "independientes" y "candidatos ciudadanos". En fin, es increíble la caja de pandora, que usan los que tienen la posibilidad política y económica, para realizar sus fechorías. Con todo, ninguna jugarreta se puede pensar sin la pasividad e ignorancia de los votantes, el último ejemplo fue en la elección tramposa del Estado de México.

Se ha dejado de lado el principio elemental de que; la política, no es únicamente el discurso desgastado sobre el gobierno. Sin duda, se abandonó la idea que es todo un arte deliberativo para tomar una decisión, o bien para llevar adelante una acción, siempre con el objetivo de obtener un rango eminente en que sólo el hombre puede obtener. Efectivamente, el llamado –animal político–, ha sido desplazado por las –bestias de poder–, que se han enquistado en el gobierno, llevando a ésta nación al voladero.

2.- A escasos, ciento quince días, de inicios del –año crucial–, reconocido así por algunos especialistas, ya que se llevarán a cabo elecciones para la presidencia, gobernadores, presidentes municipales y legisladores. Dentro de tal panorama, EPN en su actitud despótica, desde hace mucho tiempo perdió el control político y, en cinco años ha llevado al país a un punto de estallido. A ésta falta de autoridad y legitimidad, se le suma la corrupción, además de añadir una serie de medidas que parecen pensadas, pero no para resolver los conflictos, sino para agravarlos. Y probablemente, sea así, pues la semana pasada un senador de los Estados Unidos, informó que la provocación permanente del gobierno de EPN, tiende a generar una rebelión tipo Venezuela que podrían justificar las medidas excepcionales para este país.

Conviene recordar que el pueblo mexicano que, si bien es pasivo y exagera en su obediencia, sobre todo frente a órdenes injustas y/o ilegales, no obstante, tal circunstancia, lleva al hartazgo, por lo que la encuesta norteamericana, opera en ambas direcciones, un problema que se considera que puede generar un conflicto mayor.

3.- Al INE lo han convertido en juez y parte, y en donde Lorenzo Córdova, quien es el responsable principal, por desgracia ha demostrado una trayectoria política retrógrada, al espíritu de esa institución que debe ser soberana. Lo anterior ha llevado a que, el derecho de decidir, por parte de los habitantes de este país sea manipulado por el grupo de poder, identificados con las siglas PRIAN. El criterio político opuesto al acto soberano, resulta sospechoso de prevaricación, por la razón de actuar como juez y parte, el resultado, aparte del escándalo que esta prohibición suscita, los organizadores han decidido dejar de ser juez y mantener los fraudes realizados por el PRI. Pero aparte, el gobierno se ha incrementado la represión, permitiendo así mismo, desobedecer también el mandato judicial. Una situación que en un momento podría ser explosiva.

La farsa en que se ha convertido el gobierno del presidente de las reformas y la corrupción, está provocando un movimiento de desobediencia cada vez más generalizado, tal como ha sucedió en Oaxaca en dos ocasiones. Su insistencia en imponer a los demás una legalidad hecha y deshecha a su medida, ya sólo encuentra apoyos con sus comparsas del PAN y PRD, cada vez más enfangados en su complicidad. Por otro lado, la tiranía sigue persiguiendo delitos de opinión, al estilo de Carmen Aristegui, todo ello, sigue pisoteando la libertad de expresión.

Resulta patente a estas alturas que, si no se quiere llegar a una putrefacción total, es urgente sustituir el gobierno de la privatización. Y únicamente hay un camino: una moción de censura inmediata, apoyada por Morena que permita que los mexicanos tengan una esperanza.