Política

Gravedad

septiembre 07, 2017

El gobierno del estado ha dicho que entre dinero en efectivo, vehículos de transporte y bienes raíces, recuperó cientos de millones de pesos de ex funcionarios del gobierno anterior, pero la Secretaría de Finanzas no refleja tales recursos a pesar de las diversas menciones que el propio gobernador ha hecho al respecto. El mandatario alude a cantidades específicas, Sefiplan no.

Un estudio de la SHCP ubica a Veracruz en el penúltimo lugar de transparencia de acuerdo a desempeño y resultados. La presente administración es resultado de haber obtenido el número mayor votos de una elección divida claramente en tercios. Con todo, es un gobierno sobre el cual se ha colocado un elevado número de expectativas no sólo por haber interrumpido el encadenamiento de gobernadores de ese partido, sino por las promesas antitéticas a las formas priístas de manipular los asuntos públicos.

La construcción de buen gobierno implica la apertura de su actuación al escrutinio público a través de mecanismos que garanticen a los ciudadanos acceso total al ejercicio de la función pública. Implica también la instrumentación de esquemas de corresponsabilidad en la elaboración de políticas públicas. Esto es sustantivo para la formación de una conducta burocrática/ciudadana ética escrupulosa en el funcionamiento administrativo y la transparencia en el manejo de recursos públicos.

Es normal en la práctica cotidiana encontrarse con remanentes de los reflejos de secretismo que suelen determinar las reacciones de los autoritarios. Es por eso que son tan pocos los gobiernos que en los hechos efectivamente sean transparentes. Es un atributo que se prefiere mucho más en el nivel discursivo que en el de la práctica diaria.

Lo cierto es que en cuanto a la transparencia en la información del quehacer gubernamental son pocos los gobiernos que hayan dado pruebas y asentado en la práctica diaria su convicción en torno a transparencia, la rendición de cuentas y el terminar con la corrupción. Conceptos que suelen ser argumento discursivo antes que práctica del ejercicio de gobernar. Muchos en la burocracia la consideran como una monserga innecesaria que no aporta mayor beneficio.

Pasa que de la transparencia gubernamental depende la identificación y vinculación de los ciudadanos con los gobernantes. Dicho de otro modo, es por la transparencia de gobierno que la relación gobernantes-gobernados, puede ser sana o no. La transparencia y la rendición de cuentas son condiciones sine qua non para que tales relaciones se traduzcan en acuerdos sociales significativos que evolucionen una relación distorsionada por décadas de manipulaciones del corporativismo partidario.

Por lo pronto, Veracruz se coloca en el penúltimo lugar en transparencia frente al resto de los estados.