Política

La servidumbre y la corrupcción

agosto 22, 2017

1.-En más de medio siglo, México ha tenido presidentes que han sido verdaderos tiranos, lo anterior ha llevado al pueblo a coexistir en un Estado Mexicano autoritario y, de esa manera, lo han obligado a vivir en una constante "servidumbre voluntaria". El pensamiento occidental griego, sobre todo Aristóteles, explica pero jamás justificó, como tratan algunos de afirmar: "Sobre la dialéctica del amo y el esclavo". La cual ha sido retomada por una infinidad de autores modernos, entre ellos, está Etienne de La Boétie, en su obra; El discurso de la servidumbre voluntaria, texto que plasma el dilema de manera lucida en su manuscrito.

Así también, Aldous Huxley, aunque de modo más pragmático, este autor angloamericano analiza la sociedad contemporánea después de los gobiernos de Hitler y Stalin, y después en su propio país e indica que: "Una dictadura perfecta tiene la apariencia de democracia, en la que existe una prisión sin muros y los presos ni siquiera soñarán en escapar. Es un esquema de esclavitud en que, gracias al consumo y el entrenamiento, los esclavos actuales aman su servidumbre". A Huxley le llama la atención el consentimiento de los dominados, después de aceptar un tipo de droga por medio de los medios ideológicos del Estado, se refiere a la enajenación.

Enseguida pongo el link, en el cual, Steve Cutts, con dibujos animados en blanco y negro, de inicios de la TV, lo ponen en la actualidad con los ya famosos celulares. Es recomendable para entender al autor y el párrafo. http://laverdad2012.blogspot.mx/2017/08/amaremos-la-esclavitud-aldous-huxley.html

2.- La pregunta común de los actuales teóricos es: ¿cómo es que se reproduce el patrón de servidumbre en los pueblos? Así, mientras los clásicos demostraron que tal dialéctica entre el que manda y obedece, o gobernantes y gobernados, es por naturaleza, los analistas actuales no lo aceptan –tal vez por no haberlos leído o comprendido-. Por tanto, se han dado a la tarea de buscar una salvación, muchas veces ridícula, pues no todas las autoridades o los que mandan son tiranos. Todo es asunto de estudiar los hilos de la historia del ser humano.

Es materialmente imposible constituir un Estado sin tener un poder político. Por lo cual, insisto, que existen varias formas de autoridad o de gobierno, las cuales, los contemporáneos las han olvidado, pero también tergiversado con la sola intención precisamente de tiranizar a los gobernados. Si bien existen gobiernos de tiranía de un solo hombre, que sólo ven para su beneficio, también hay monarquías de realeza que gobiernan en razón de su pueblo. Lo mismo sucede con la tiranía de los pocos que están en razón de la ganancia, como es en el caso de la oligarquía.

Así, de manera contraria, hay quienes administran, guardando un equilibrio entre el dar y recibir. Lo mismo, sucede con la tiranía de los muchos de carácter democrático, en la que obligan a una igualdad entre los hombres, pero ésta es para abajo, hacia los muchos pobres –al estilo del socialismo-. Lo contrario a esta forma es la república, en la que los que se gobierna para todas las clases sociales, sin menoscabo de ninguna. Pero si el lector se da cuenta, en todos siempre hay quien manda y quien obedece, sea a través de normas o leyes o bien vía oral.

3.- Dentro de todas las fatalidades que pasan en México, aparte de los miles de asesinados y desaparecidos, las cuales son resultados de los gobernantes tiranos, es, sin duda, la corrupción política la que ha dado como resultado la descomposición económica y social. La misma impunidad que gozan los deshonestos, tanto ámbito de lo privado como lo público, causa asombro a propios como extranjeros. Es la ceguera de esa mayoría esclava la cual lleva a la subordinación hacia quienes gobiernan, la prueba contundente es que, en la mayoría de las entidades federativas y gobierno central, todos ellos fueron legitimados vía el voto. Por tanto, no hay misterios o enigmas que estén escondidos, respecto a la terrible corrupción, pues todo el asunto es observarlas.

Asimismo, es obligado recordar a Maquiavelo, quien señala la necesidad de tener una historia crítica de la razón política posmoderna, de ahí el análisis de la descomposición del país, el cual lleva a fingir que el pueblo vive en libertad. Sin embargo, es un libertinaje tanto económico como social, bajo el estigma de democracia moderna, inventada por los ideólogos de la oligarquía.