Política

Místicos y terrenales/ Miguel Ángel, irrespetuoso con la policía

agosto 13, 2017

El 13 de febrero de 2017, en el WTC, de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Linares (MAYL) anunció que este año haría una inversión de 5 mil millones de pesos para mejorar la seguridad pública y la procuración e impartición de justicia en el Estado de Veracruz. Corre ya el octavo mes del año y nada, absolutamente nada de eso, se dio. Seis meses se van a cumplir que Miguel Ángel empeñó su palabra y no ha cumplido.

Hoy, vuelve a prometer que –¿ahora sí?– realizará una inversión para seguridad pública en el estado. Pero baja el monto a sólo 700 millones de pesos y lo anuncia para "aplicarse", en "los próximos meses", para comprar patrullas, drones, cámaras de seguridad, mejor armamento y otros implementos.

¿Qué tan próximos los meses? Dijo que se concretará antes de finalizar este 2017. ¿Ahora sí cumplirá? Tal vez, porque querrá mejorar la imagen de su desastroso gobierno con miras a impulsar la campaña como candidato al gobierno del estado de Miguel chico, como le dicen los panistas.

El anuncio lo hizo en Tuxpan, el 6 de agosto, y ahí reconoció que existe un "alto índice de inseguridad" en Veracruz, aunque también dijo que hay otras zonas del estado en las que la inseguridad no es tan alta. ¿En cuáles? Tal vez en lo alto del Pico de Orizaba. Miguel Ángel, el 2 de agosto, cuando se le dio posesión al nuevo Coordinador de la Policía Federal en el estado de Veracruz, Comisario Francisco Israel Galván Jaime, acusó que "jamás" se le reconoce a los policías que están dando la vida por cuidar a Veracruz.

Y el primero que no les reconoce el trabajo, es él. Todas las patrullas y equipos –absolutamente todos– que utiliza la policía de seguridad pública fueron adquiridos durante el sexenio del inefable Javier Duarte. Eso es ser irrespetuoso con el trabajo de los policías y con su vida.

EN LUGAR DE AUMENTO, RECORTE AL PRESUPUESTO DE SEGURIDAD PÚBLICA

Miguel Ángel dijo a principios de año que honraría a los cuerpos de seguridad con una inversión de 5 mil millones de pesos... y no cumplió. Él, el gobernador, es quien les falta al respeto. Él, Miguel Ángel Yunes, es quien no los reconoce, porque además escamotea el presupuesto destinado a Seguridad Pública. En lugar de inversión, lo que hubo fue un recorte de 324 millones al presupuesto de la Secretaria de Seguridad Pública en este año, de acuerdo a lo anotado en el Primer Informe Trimestral 2017 del Gobierno del Estado.

Es un documento oficial, ni siquiera para que digan que es inventado. ¿A poco eso es reconocer el trabajo de la policía estatal? Y el recorte no se dio porque disminuyeran los recursos, porque al contrario, se dio un exceso de mil 500 millones de pesos en el gasto del gobierno del estado, según muestra ese mismo documento. Entonces: dinero sí hay. Esto es la prueba de que la afirmación de que el gobierno del estado no tiene dinero, es una falacia. Una mentira, pues.

El trato dado a Seguridad Pública es una muestra de que a MAYL realmente no le ha interesado en lo más mínimo mejorar la seguridad pública en Veracruz. Él quiere "ahorrar". Ha preferido dejar la vigilancia del estado en manos del Ejército, la Armada y la Policía Federal, para no gastar, para no invertir en la seguridad pública. Y también por eso ahora él, Jaime Téllez Marie y hasta algunos diputados panistas, piden que los ayuntamientos se hagan cargo de la vigilancia municipal, pero no están dispuestos a soltar el recurso.

LA VIOLENCIA, UNA OLA QUE AMENAZA CON CRECER HASTA ARRASAR TODO

La violencia ha crecido de tal manera que se está convirtiendo en una ola que arrasa con todo y que puede llevarse hasta al mismo gobernador. Hay voces ya reclamando su salida (la suya, no la de sus subalternos). Y son múltiples. Una muestra, son las respuestas que tuvo el video que colocó en Facebook después del asesinato de los policías federales, donde la mayoría de las respuestas fueron reclamos e incluso insultos y menciones de que abandone el cargo.

Miguel Ángel no cumplió con una de sus principales propuestas de campaña: terminar con la inseguridad pública en Veracruz en seis meses. ¿Dónde están los equipos de alta tecnología?, ¿dónde las inversiones para mejorar los equipos de los policías estatales?, ¿dónde los cursos para captar a nuevos policías y para mejorar a los que están? Miguel Ángel mintió. Nada de eso hay.

Al contrario ha habido casos de corrupción y los han intentado tapar con un dedo. Al primer director en este gobierno, del colegio de policía de El Lencero, Julio César Sosa Miros, lo destituyeron después de que un grupo de policías se manifestó porque les quería quitar los incentivos económicos que ya se habían ganado, diciéndoles que no habían sido aceptados para los cursos.

Los policías, 185, tuvieron que manifestarse para que les hicieran caso ante la corrupción efervescente del funcionario. Lo despidieron, pero Jaime Téllez Marie dijo que era "por insensible". Nada más. En Veracruz faltan policías capacitados y a Miguel Ángel no le ha importado. Al principio del sexenio, Jaime Téllez Marie afirmó, una y otra vez, que existían en activo policías que no habían acreditado los exámenes de control y confianza, pero los mismos no han sido sustituidos, ahí continúan, porque no se ha captado nueva fuerza.

Pero las hojas del calendario han corrido, acumulando semanas, formando meses, para llegar hasta hoy. Y la inseguridad crece y crece. Los cuerpos de los asesinados aparecen por doquier y los asaltos brincan por todos lados. Otro botón de muestra de que la seguridad pública en Veracruz está abatida es la referencia hecha el 9 de agosto de 2017 por el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, quien anotó que Guerrero es una de las entidades con mayor número de desapariciones en el país y ocupa el primer lugar en el hallazgo de fosas clandestinas, con 195. Le siguen los estados de Nuevo León y Veracruz, con 191; Zacatecas, 83; Coahuila, 51; Colima, 35; San Luis Potosí, 34; Durango, 18; Jalisco, 17, y Sonora con 12. Terrible todo.

Los asaltos a negocios en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río-Medellin, supuestamente la mejor vigilada de todo el estado, incrementaron durante 2017, de acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública. Tan sólo en junio hubo 167 asaltos a establecimientos comerciales, 18 más que los registrados en el mes anterior. Y estos son únicamente los que se denuncian.

HAY INEFICACIA. SI NO PUEDE, QUE SE VAYA

Por eso es que las voces de "si no puede, que se vaya", crecen y se alzan con más fuerza. Como el mismo Miguel Ángel dijo el 2 de agosto, se da "todos los días el señalamiento de que hay ineficiencia y de que no se puede". Porque esa es la percepción que tiene la población de Veracruz. Durante el primer semestre del año se contabilizaron mil 63 "ejecuciones" del crimen organizado, de acuerdo con el conteo que hace "Semáforo delictivo".

Veracruz es el estado donde se presentó el mayor número de estos delitos. Así pues, gobernador Miguel Ángel, ¿cómo no se van a dar todos los días señalamientos de ineficiencia y de que su gobierno no puede con el problema? Ese 2 de agosto dijo que "hacemos todo lo posible por resolver este problema grave, que es la primer demanda de los veracruzanos y de todos los mexicanos". ¡Claro que no! No se hace todo lo posible, porque se le recorta el presupuesto a Seguridad Pública. Eso es "todo lo que se quiere hacer". Que es muy distinto.

Y aun así pide confianza de la población: "requerimos de que la confianza de la sociedad se manifieste en hechos concretos, se manifieste en poner a disposición de la autoridad los datos, las denuncias, que se sepa lo que sucede, que acudan ante el Ministerio Público y denuncien, que cuando suceda un hecho delictivo sepan que quienes estamos de su lado somos nosotros y no los delincuentes, que nada se gana con hacer escándalo, que mucho se gana cuando se confía en la autoridad". Esa confianza que pide no se gana con declaraciones, ni tremendistas ni de ningún tipo. Tampoco pagando inserciones escandalosas en los medios de la Ciudad de México. Esa confianza se gana atendiendo y resolviendo los casos que tienen pendientes.

¿Cuál es el nivel de eficacia de la Fiscalía General del Estado ante las demandas que se le presentan? El cálculo es que ronda el 10%. Para abonar hacia esa confianza que piden sería conveniente que muestren la eficacia que tienen ante las denuncias recibidas hasta ahora. Cuando demuestren capacidad, la ciudadanía acudirá –ahí sí– a presentar las denuncias. Pedir confianza es un reconocimiento de que se carece de ella. Pero ganarla requiere mucho más que un discurso que pretendió ser bonito.

MAYL, en un ataque del subconsciente, ese dos de agosto reconoció que "cuando hay crítica, cuando hay exigencia, se entiende perfectamente la molestia social". Y la molestia social es mucha, ciertamente. Los terrenales queremos que en verdad se detenga la violencia y se acabe la inseguridad pública. Los pretextos y las mentiras son insuficientes. Hacen falta acciones concretas. Pero el gran místico del estado no ha querido hacerlas, aun cuando se dice experto en el campo y el tema. Por eso es que le decimos: Si no puede, que se vaya.