Sociedad y Justicia

UV debe modernizarse para participar en problemas sociales, indica Rosío Córdova

agosto 13, 2017

La vinculación de la Universidad Veracruzana (UV) con los problemas de la sociedad, en particular con la crítica situación de inseguridad por la que atraviesa el estado, su modernización para que no quede rezagada y la búsqueda de fuentes financiamiento alternas, sin olvidar que es obligación del Estado garantizar su funcionamiento, forman parte de las propuestas de la doctora Rosío Córdova Plaza, aspirante a la Rectoría de la UV.

La académica sostiene que tanto la institución como la misma sociedad deben ser más firmes para exigirle a las autoridades estatales cumplan con su obligación "porque lo que ocurre en Veracruz es bastante grave" y puso como ejemplo los asesinatos y desapariciones de estudiantes, fenómeno que se originó desde el gobierno de Javier Duarte con el ataque a los estudiantes de Humanidades y que en la actual gestión de Miguel Ángel Yunes continúa de la misma forma.

Propone también una reingeniería administrativa que acabe con el paternalismo y que la descentralización de funciones hacia las cinco sedes universitarias se convierta en una realidad porque la excesiva burocratización es un problema que daña el funcionamiento interno de la institución.

—¿Cómo debe ser la UV del futuro?

—En este momento necesita modernizarse porque se rezaga en el plano nacional e internacional. Si seguimos así seguirá perdiendo peso y presencia de las instituciones de educación superior del Estado. Propongo una modernización de las funciones sustantivas de docencia, investigación, difusión y extensión universitaria organizando lo que he llamado nodos DIV (docencia, investigación y vinculación) que aglutinen investigadores, docentes, estudiantes de posgrado y permitan dar respuesta a problemas concretos de la sociedad.

"Esto permitirá que se concentren los talentos de diferentes áreas y de regiones y no trastorna la estructura universitaria, es decir, se hace un nodo de este tipo que de respuesta a determinado problema concreto en la sociedad. Como ejemplo es el que yo trabajo con un grupo de académicos, académicas y estudiantes para abordar cuestiones de violencia y cultura de paz.

"Ya lo echamos a andar en todas las regiones y el primer paso es un diagnóstico de cuál es la situación de la violencia de la perspectiva de la comunidad universitaria pero abarca también de manera amplia el entorno de cada miembro de la comunidad y de la localidad.

"Con 9 mil encuestas en todas regiones tenemos este panorama de los tipos o modalidades de violencia que se viven en las regiones de las sedes UVI y que además se va cartografiar. Tendremos así una fotografía de lo que ocurre en el estado y ahora mismo llevamos la mitad aplicadas.

"Impulsamos al mismo tiempo un diplomado de arqueología forense que ayude a los grupos de familiares de víctimas y a los colectivos a darles certeza en que sus descubrimientos estarán legitimados ante la Fiscalía.

"Hay mas temas que se pueden atender de esta manera sin violentar las estructuras que existen ya, simplemente sumando a la comunidad y aglutinándolos enmarcados en un gran plan que además permita bajar recursos frescos. Sabemos que Veracruz esta en la mira internacional lo que aquí ocurre es bastante grave y esto también permitirá proponer soluciones y diagnosticar los problemas —expresó.

—De acuerdo con dichas encuestas, ¿qué tan grave es el tema de la violencia, no sólo en el ámbito universitario sino en el resto de la comunidad?

—Estamos en un punto de inflexión en que la UV tiene que tomar cartas en el asunto, aunque ha habido casos antes pero si analizamos desde el cinco de junio de 2015, cuando ocurrió la golpiza a nuestros estudiantes de Humanidades, cuando además eran vigilados y acosados, se dio inicio a una espiral de violencia muy visible para la comunidad universitaria.

"Tuvimos el asesinato del profesor José Luis Blanco, otras muertes violentas de profesores en Banderilla o el sur del estado y las recientes desapariciones y levantones de estudiantes, que han sido muchos y en algunos casos aparecen muertos.

"El caso de Deyanira es terrible. Los dos últimos de Lorena y de Patricia que apareció decapitada, más el profesor que levantaron y golpearon. Eso es lo que sabemos pero hay muchos casos que se mantienen en silencio y no se dan a conocer. Yo creo que hay que tomar acciones de autocuidado, que sepamos que hacer desde la propia UV porque esto no se esta atendiendo.

Junto con las dificultades económicas de la UV, la violencia sería otro de los problemas que demandaría ser más exigentes con las autoridades,y pedirle más respuestas concretas al gobierno del estado, porque si bien en la gestión anterior se desató la inseguridad ahora mismo siguen pasando estos hechos.

—¿Cree que desde la comunidad universitaria se debe ser más exigente al respecto?

—No sólo desde la comunidad de la UV se hace un reclamo muy justo porque uno de los tantos deberes del Estado es garantizar la seguridad de los ciudadanos y aunque la situación del país es grave, tenemos que organizarnos como sociedad y no mantenernos recluidos en nuestras casas muriendo de miedo.

"Desde la institución podemos proporcionar las herramientas adecuadas para que la sociedad pueda trascender esta situación de vulnerabilidad. Creo que la UV es la instancia adecuada para hacerlo, por supuesto sin desatender la cuestión financiera que es grave, pues hay que revisar las prioridades y creo es algo que tiene negociarse con la comunidad porque los edificios están en malas condiciones, las becas no se pagan y eso lo padecen los estudiantes. Hay que buscar alternativas, hay vías para obtener recursos de otras instancias además de gobierno del estado, por supuesto, que esta bajo una obligación y un mandato social para proporcionar los recursos y tenemos que exigirlos.

"Debemos exigir a nuestras autoridades que nos informen lo que ocurre, no sabemos como van las demandas interpuestas en febrero de 2016, eran dos denuncias penales y una demanda de amparo; no sabemos tampoco cómo se esta negociando el diferencial de porcentaje entre lo aprobado en enero a 2.58% que aprobó el Congreso el 20 de junio hay una diferencia y no se sabe cómo se negoció el reembolso, cuál va a ser el futuro de la deuda y cómo se piensa ir pagando. Lo que se mencionó en medios que nos iban a reembolsar el adeudo con edificios no es nada viable, por el contrario, genera gastos no contemplados en el presupuesto universitario.

"Hay que tener una postura firme con el gobierno del estado pero también necesitamos buscar fuentes alternativas de financiamiento, redistribuir mejor el gasto y presupuesto que actualmente tiene la UV —dice Córdova Plaza.

—Esta redistribución implicaría descentralizar funciones y capacidad de decisión a las cinco regiones.

—Es imperativo hacerlo. Esta centralización que vivimos no sólo genera gastos sino es una relación paternal que desde el centro se resuelvan asuntos que se puedan solucionar en las sedes. Los procesos administrativos de por si tortuosísimos se puedan hacer en las áreas sin que la gente tenga que desplazarse, pero para ello también requiere autonomía de gestión, que las mismas sedes puedan gestionar sus propios recursos sin que necesariamente esto pase por un control y vigilancia de Xalapa.

"Hace falta una reingeniería administrativa porque se pierde demasiado tiempo en tramitología innecesaria tanto para estudiantes como investigadores se nos va el tiempo llenando formatos, informes, haciendo pliegos, que nada mas retrasan el flujo correcto de recursos, paralizan investigaciones, becas, etc.

"Vivimos con un rezago permanente y se requiere una ingeniería de procesos que permita analizar los cuellos de botella para hacerlos fluir. Esto también implica gasto para la UV pero se puede hacer mucho más eficiente si se tiene la voluntad y las herramientas tanto conceptuales como técnicas para realizarlo.

—Como aspirante a ser designada rectora, ¿qué opinión le merece la intención de la rectora Sara Ladrón de Guevara para reelegirse en el cargo?

—Las reelecciones no son buenas, pues después de cuatro años en el cargo ya es evidente lo que se puede y no se puede hacer. En este momento decir que se van a modificar o hacer cosas que no se hicieron en su momento me suena como promesa de campaña y no como algo que verdaderamente vaya a suceder, pues ha tenido un periodo para modificar cosas o aspectos que son reclamos o se prometieron desde el principio de la administración de la doctora Ladrón de Guevara.

"Por ejemplo la revisión del MEIF, después de cuatro años por fin sale la evaluación que hizo un grupo de académicos muy serios y apenas se va a decir hacía dónde ir cuando tenemos ya muchos años con la demanda del estudiantado. Por otro lado, tenemos un serio problema en investigación y de eso si soy doy fe como investigadora desde hace 21 años en la Universidad sé de que estoy hablando. Cada vez los procesos son más difíciles y también tenemos menos apoyo para que las cartas de aval salgan a tiempo, se aprueben los sabáticos para solicita fondos externos; todo esto se ha complicado cuando deberíamos tener un departamento especializado que se dedicara a buscar convocatorias e informarle a los académicos de las oportunidades que hay, lo ayudamos a llenarle y solicite recursos. Ese es un tipo de servicios que existe en toda universidad que se precie. Eso no existe y mas bien parece que lo que tenemos son obstáculos.

—¿Qué opinión le merece que digan que el hecho de ser pareja del alcalde electo de Morena signifique, en caso de ser designada, darle a ese partido la Universidad y sus recursos?

—Esto es una idea muy arraigada en la sociedad que las mujeres no tenemos vida propia, estamos a la sombra de las figuras masculinas. Es la vieja idea de que detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Con el doctor Rodríguez tenemos muchos años de ser pareja sentimental pero esto no significa que nuestras trayectorias se crucen o sean dependientes.

"Tengo una trayectoria académica propia, mi jerarquía académica es la más alta de todos los contendientes y más alta que la de él. No tengo aspiraciones políticas por supuesto, no soy de Morena ni lo he sido nunca. Creo que la UV debe ser apartidista, no demostrar favoritismo hacía ningún tipo de partidos lo cual no significa que sea apolítica.

"Es importante distinguir esto porque como universidad, como masa crítica debemos criticar, observar al poder y señalar los errores que tiene. Nuestra función de vigilantes del correcto desarrollo político y denunciar aquello que consideramos esta mal; esto debe fomentarse y la institución no puede estar atada a ningún tipo de partido.

"He escuchado comentarios que apuntan a que de la UV saldría dinero para la campaña de López Obrador, lo cual es un absurdo porque es un ente vigilado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la que hace señalamientos pero muy agudos; en la Universidad tenemos suficientes problemas financieros al interior como para andar desviando recursos y una buena gestión rectoral pasa por trazar las prioridades que señale: resolver los problemas urgentes pero al mismo tiempo los importantes y el financiero es uno de ellos.

—¿Qué mensaje le enviaría a los integrantes de la Junta de Gobierno?

—Todos son académicos de altísimo nivel e imagino que revisan con mucho cuidado las propuestas y currículums de los aspirantes y esto debe darnos la garantía de que harán su trabajo con meticulosidad .Tengo la esperanza de que recojan también las críticas y sopesen, valoren con mucho cuidado lo que ocurre y los planes porque no podemos decir que todo esta bien cuando es evidente que no está bien.