Política

Justicialismo monetarista

agosto 04, 2017

En medio del circo mediático de la persecución, filtración de averiguaciones, amagos y encarcelamiento de exfuncionarios duartistas, montado a propósito y con evidentes objetivos distractores por el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes, se ha quedado en el olvido la exigencia de castigar a los responsables de la tragedia que viven a diario miles de familias cuyos hijos, hermanos, padres desaparecieron sin dejar rastro alguno.

Mientras que el gobierno de la alternancia ha sustentado sus logros gubernamentales en la captura de algunos de los principales responsables del saqueo al erario, no le ha interesado –acaso porque es menos redituable políticamente– establecer una línea de acción que se comprometiera fehacientemente a buscar a los miles de veracruzanos que se esfumaron sin dejar rastro durante el gobierno de Javier Duarte, muchos de ellos levantados por las mismas corporaciones policiales como ha sido acreditado por los diversos Colectivos y organismos de búsqueda.

Tal vez por su inexperiencia o ineptitud, la Fiscalía General del Estado ha seguido el mismo rumbo establecido durante el duartismo de ignorar y desestimar la exigencia ciudadana y ayudando a que se sigan acumulando más expedientes sin resolver, convirtiendo a las instancias veracruzanas de procuración de justicia en una enorme burocracia anquilosada.

No es un fenómeno exclusivo de Veracruz pues el ambiente de inseguridad provocado tanto por la actuación de bandas delincuenciales como por la inacción del Estado se ha generalizado al resto del país, propiciando la existencia de entidades que requieren especial atención como es, por desgracia, el solar veracruzano, sumido en una imparable vorágine de violencia e incertidumbre social.

Por ello, ayer , familiares de desaparecidos, integrantes del Colectivo por la Paz-Xalapa,  acudieron a la Procuraduría General de la República para denunciar a Javier Duarte y Arturo Bermúdez  Zurita  y quienes resulten responsables por crímenes de lesa humanidad, ante las desapariciones en la entidad veracruzana, además acudieron al reclusorio norte en donde se encuentra recluido el ex gobernador  Duarte de Ochoa para exigir que se le castigue por las desapariciones forzadas de mujeres, niños y jóvenes durante su sexenio. 

Resulta además extraño que en la formulación de las denuncias en contra de exfuncionarios del gobierno anterior, esta clase de delitos no estén siendo considerados como prioritarios para un régimen que se ha enfocado en denunciar la corrupción y el saqueo de los bienes públicos, pero al que parece tenerle sin cuidado la otra gran tragedia que son los miles de veracruzanos convertidos en desaparecidos por un régimen saqueador que parece no será llamado a cuentas por la impunidad y la violencia institucional ejercida contra la ciudadanía.