Sociedad y Justicia

Exigen vecinos pago por daños a viviendas que provocó proyecto del túnel sumergido

julio 14, 2017

Coatzacoalcos, Ver.- Los habitantes de la colonia El Faro de Coatzacoalcos denunciaron que la concesionaria del túnel sumergido de Coatzacoalcos no les ha pagado los daños que sufrieron sus casas por los trabajos de construcción.

Los afectados se presentaron en el Palacio Municipal para exigir a las autoridades que presionen a las empresas Grupo Carso y FCC, para que pague por los daños estructurales que tienen sus viviendas, por los trabajos de piloteo que realizaron para la obra.

Expusieron que tan solo en esa colonia se han contabilizado afectaciones en 56 viviendas que están ubicadas aledañas a las salidas del túnel y aunque fueron documentadas por especializadas y certificadas por notario, les quieren pagar una miseria.

Hilario Salaya Gerónimo, una de las personas afectadas refirió que el techo de su casa se partió por las vibraciones de la maquinaria pesada que estuvieron trabajando por varios años. Anotó que en las pasadas lluvias, la lámina de zinc se partió y tienen filtraciones muy fuertes, afectando también algunos objetos personales.

En general, los perjudicados señalaron que presentan fisuras en los techos y paredes, generadas por la vibración de las máquinas y aunque siguen presionando, no hay respuesta de las empresas, ni de las autoridades del municipio.

"Desde un principio ellos sabían que nos iban afectar, nos fueron a ver los de la compañía para ver las casas y ahora que ya empezaron a notarse más las afectaciones, ya no nos quieren dar la cara", anotó Hilario Salaya

Detallaron que ellos no entraron en el primer paquete de daños que se pagaron al terminar la obra, ya que ellos iniciaron sus trámites hasta el mes de marzo, antes de que se inaugurara.

Expusieron que aunque se comprometieron a hacer una evaluación y pagarles lo antes posible, solo los traen a las vueltas, exigiéndoles mucha documentación pero no hay un plazo para pagarles.

Señalaron que ellos solo están defendiendo su patrimonio y en caso de que se sigan retrasando van buscar movilizarse, para presionar a la empresa.