Política

Sigue corrupción duartista en el Poder Judicial; sistema penal falla en fiscales

julio 13, 2017

Orizaba, Ver.- En las fiscalías regionales y no en los tribunales del estado y del país, radican las fallas del Sistema Penal Acusatorio. La libertad de los presuntos delincuentes obedece a las deficiencias con las que los fiscales de distrito integran las carpetas de investigación; la corrupción que impera en el Poder Judicial es otro de los ingredientes que aderezan el problema.

En contraparte se estima que 42 por ciento de la población carcelaria aún no recibe sentencia, pese a que la mayoría de ellos tienen hasta 12 años recluidos. Abogados penalistas hablan sobre los magros resultados que hay en el Poder Judicial, por la aplicación del nuevo sistema penal, pero más allá de culpar a éste, acusan una serie de situaciones que causan las fallas, "las personas son las que cometen los errores".

César Cortés Osorio abogado penalista habla sobre este tema y de entrada identifica la raíz del problema: "en este nuevo sistema penal nunca se tocó al Ministerio Público (MP) o como ahora se le llama, fiscal regional. La Constitución de la República en su artículo 21 señala que quien tiene la labor de investigar los delitos es únicamente el Ministerio Público. No es el juez ni el abogado defensor, son ellos, los agentes del MP, los que deben integrar las investigaciones correspondientes.

"En Veracruz tenemos ejemplos muy claros de las deficiencias en la integración de las investigaciones y uno de ellos –expone– fue la muerte de la sobrina del Arzobispo, Hipólito Reyes Larios. Cuando todo esto sucede, se detiene a Miguel Mateos Escamilla. La acusación se basó por el hecho de que él era el novio y de ahí se inicia el proceso. Años después se ofrece una disculpa con el argumento de que no era el novio y tampoco fue el responsable. Se acreditó que era inocente".

Para eso se hizo el nuevo sistema penal, para evitar que las fiscalías generales en los estados del país, sigan haciendo este tipo de atropellos, "pero ya vimos en donde está el origen de los errores". El nuevo sistema penal, prosigue, pretende un principio de transparencia, ahora cualquier persona puede estar presente en los juicios. Antes no se podía, hoy sí".

A la negligencia y falta de capacitación, se le debe agregar a la corrupción que impera en el Poder Judicial, especialmente en el sexenio de Javier Duarte: "Veracruz en 2015 recibió 100 millones de pesos para capacitación de personal, pero nunca se hizo. Se previó que se contaría con personal nuevo, pero si nos damos una vuelta por las fiscalías de distrito vemos al mismo personal que estaba en el sistema pasado.

"No se contrató nuevo personal cuando hubo dinero para ello, los jueces que sí son corruptos no fueron removidos y los que fueron contratados para este nuevo sistema los están corriendo, porque están dejando ir a la gente inocente.

"Tenemos que aprender ver nuestra realidad, el sistema penal falla por deficiencias inherentes y atribuibles a las personas que lo administran. El sistema es bueno, los que fallan son los que trabajan en él.

"Según datos estadísticos se calcula que 85 por ciento de las cárceles del país están sobrepobladas, y si partimos de la suposición que de ese porcentaje la mayoría son inocentes, entonces debemos tomar en cuenta que la mayoría de los presos fueron torturados, no tuvieron abogados, los detuvieron por ‘tú te pareces’ o porque se necesitaba un chivo expiatorio o porque políticamente necesitaban resolver un problema. Esa es la realidad de muchos de los detenidos en las cárceles del país", señala Cortés Osorio.

Por su parte, el abogado Pablo Morales Falcón habla de otras consecuencias en el sistema penal del país, "es que hay una sobrepoblación en las cárceles del país y hay casos concretos de algunos de los reos que han pasado muchos años recluidos sin recibir sentencia".