Política

FNLS: Estado enmascara la represión como actos del narco

julio 12, 2017

Orizaba, Ver.- El Estado mexicano enmascara sus acciones represivas contra los activistas sociales como presuntas agresiones de la delincuencia organizada. La ola de desapariciones forzadas, atribuidas a cárteles del narcotráfico, igual va dirigida contra integrantes de organizaciones no gubernamentales, "es la mejor forma de esconder la represión social". El Ejército Nacional y la Marina Armada de México así como las policías estatales y locales son los brazos ejecutores.

En un comunicado los integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) de la región centro del estado de Veracruz reafirman su desaprobación por las acciones intimidatorias que se cometen en contra de los luchadores sociales, "en especial en el estado de Veracruz, en donde la represión generalizada, hostigamiento, la detención arbitraria es la principal característica".

La represión social, agrega, igual se refleja en la práctica de la desaparición forzada, el linchamiento mediático, la incursión militar en las comunidades organizadas, además de intimidar, a través de crímenes de lesa humanidad y de Estado, el creciente descontento popular y movimiento organizado, "donde nos encontramos como con nuestro proyecto político del FNLS".

El gobierno de Enrique Peña Nieto, mediante el terrorismo de Estado como política de gobierno, ejecutado por los cuerpos policíaco-militares, "es el ariete represivo con el cual se pretende eliminar la capacidad creativa del pueblo que lucha por mejorar sus condiciones de vida. Los resultados de esta política represiva se ven en todos los estados del país, en donde el pueblo organizado vive una larga historia de represión permanente y sistematizada contra nuestros compañeros y en los diferentes estados donde tenemos presencia.

"Desde el gobierno federal en contubernio con los estatales se diseñan campañas represivas para castigar la voz de la denuncia que desarrollamos, porque no tenemos ninguna duda en definir que los responsables de tanta sangre derramada de las masas proletarias son los efectivos de la policía federal, estatal y municipal", se acusa.

El Ejército y la Marina igual son las armas represivas, "son ellos quienes ejecutan de manera extrajudicial y después cavan las fosas para inhumar cuerpos de manera clandestina; son ellos quienes detienen y desaparecen de manera forzada a luchadores sociales y pueblo en general. Cada vez son más los familiares quienes advierten que en el cometido de un crimen de lesa humanidad contra su ser querido contó con la participación del Estado mexicano, independientemente del nivel jerárquico que ocupe el autor material, esta línea de mando conduce a las cúpulas políticas de los gobiernos estatales y federal".

Desde esta organización, se afirma, son puntuales en la denuncia política y cada uno de los hechos represivos, "porque mientras algunos análisis pretenden endosar los crímenes de Estado al crimen organizado, nosotros sabemos que éste es un fenómeno parido por el mismo régimen capitalista. Las listas de víctimas de esta política represiva en contra nuestra es considerable".

De ahí que ante estos acontecimientos de represión contra la FNLS, "no podemos quedarnos callados, porque tenemos claro que nosotros no somos delincuentes; con esta actitud del Estado mexicano queda demostrado por la vía de los hechos que existe un gobierno antipopular, profacista y represor; no sólo se cometen crímenes de lesa humanidad contra nuestros compañeros, sino que una vez cometido el crimen se nos impide el derecho de exigir justicia, de brindar la solidaridad hacia todos quienes padecen los mismos flagelos represivos y exigir que se enjuicie a los responsables".