Política

La maestra Gordillo, o el ludibrio del presidente Peña

junio 14, 2017

La venganza o el rencor, el odio en sí, obnubilan la mente, se pierde toda proporción que da el razonamiento, la reflexión o la cabeza fría para tomar decisiones se sale de quicio, de otra suerte se expone al ludibrio, la burla o el escarnio. Así se puede pensar de lo que está sucediendo con el presidente Peña Nieto porque las cosas no le salieron bien y no podía ser de otra manera por su elocuente incapacidad para gobernar, sin embargo, experto para hundir al país y su economía.

En el ocaso de su vida política de presidente, sólo lo puede salvar –si es que así se pudiera considerar– es que haya amasado fortunas descomunales de recursos públicos y que no se le auditara para conocer la verdad, por aquello de que se piensa que las penas con pan son menos, pero su vida queda marcada, estigmatizada para siempre, como lo está la de Carlos Salinas y su familia, que saqueando el país, van por el mundo sin rubor alguno y que como siamesa de la desvergüenza, se dan el lujo de pontificar, tal cual lo hacen Fox Quesada o bien Calderón.

Las cosas tenían que salir mal en razón que se rodeó el presidente Peña Nieto de una cauda de bandidos de siete suelas y que apoyó a personas incapaces que sólo fueron no su colaboradores sino sus vasallos. Veamos, por ejemplo, dos casos emblemáticos, y como dicen para muestra un botón, el haber nombrado a Jesús Murillo Karam en la procuraduría general de la república y propuesto a Medina Mora como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la nación, que los dos juntos no sacan de la cárcel a un preso con la multa pagada, pues el primero jamás ha sido un versado en leyes y quedó probado en el caso de los desaparecidos de Ayotzinapa y con las imputaciones perversas a la maestra Elba Esther Gordillo que, aun vaciándole todo el código penal federal la va poder dejar en la cárcel y, el caso del segundo, que siendo procurador de Justicia de la nación consintió o toleró, por negligencia o incapacidad, que la francesa acusada de mil crímenes fuera liberada, lisa y llanamente, por la justicia mexicana, precisamente a la Corte a la que está incorporado.

Pronto veremos que la poderosa lideresa del sindicato magisterial –ahora presa de un sistema corrupto abominable– que destrozó a Roberto Madrazo como candidato del PRI a la presidencia de la República para que llegara Vicente Fox y después, con las artimañas que el sistema político le enseñó por conducto de Jonguitud Barrios, hiciera posible que el panista Felipe Calderón Hinojosa se impusiera en un fraude descomunal a López Obrador, a cambio de la subsecretaría de Educación de la SEP para su yerno, la lotería nacional para uno de sus protegidos, Tomás Ruiz –si la memoria no falla– y el Issste para su protegido de siempre, Miguel Ángel Yunes Linares –fue su allegado más sólido en la coordinación política de la Cámara de Diputados– ahora gobernador del Estado de Veracruz, vuelva por sus fueros.

Se dice lo anterior, pues si Raúl Salinas de Gortari –hermano del huelguista de hambre Carlos Salinas de Gortari–, logró su libertad y, lo peor, recuperó todo lo saqueado al país al través de los contratos concedidos mediante "módicas" cuotas a los contratistas–, la maestra Gordillo volverá por sus fueros y ya la vimos recientemente cuando una voz suya –parafraseando al dirigente de pacotilla Alfredo Bonfil–, le dijo al presidente Echeverría," a una voz suya, este país se incendia o se apacigua", así es que pronto veremos si se cumple la profecía de "de que los carniceros de hoy, serán las reses de mañana", porque Peña Nieto se va de la presidencia de la república y la maestra regresará para ser la guerrillera que anunció para proteger a los maestros.