Política

Con extorsiones de la PF y políticas de SCT quieren acabar con hombre-camión: Antac

abril 21, 2017

Orizaba, Ver.- Los camioneros del país no sólo deben enfrentar los estragos del momento de la economía nacional, sino que además son objeto de extorsiones de hasta 10 mil pesos que elementos de la Policía Federal (PF) les exigen. La situación del sector, dice David Estévez Gamboa dirigente regional de la Asociación Nacional de Transportistas (Antac) es tan difícil, que por lo menos la mitad de las micro empresas camioneras quebraron y el resto está en ese mismo camino. "Nos quieren desaparecer".

Las extorsiones de la Policía Federal, explica, se dan en todas las carreteras. Hay casos muy graves sobre todo porque los montos de las infracciones viales rebasan 30 mil pesos, por eso los pagos que se deben hacer a los agentes igual son elevados.

Por ejemplo, las infracciones, "van desde 100 a 600 salarios mínimos, pero además ordenan el encierro de los vehículos lo que provoca problemas para el hombre-camión que incluso corre el riesgo de perder su carga por el mismo tema. Entonces eso obliga a que sobrevengan las extorsiones para que los dejen en libertad y cumplan con la entrega, a tiempo, de la carga transportada.

"Las multas van desde los 37 mil hasta los 56 mil pesos. Supuestamente por exceder peso o longitud. La forma de operar de la Policía Federal es casi en todas las carreteras federales del país. Ahí se pertrechan, acosan y extorsionan a los camioneros", señala.

Estas condiciones, de paso, empeoran la de por si maltrecha economía de las familias que dependen de la actividad, pero además hay que sumarle, por ejemplo, los mismos precios en fletes que el año pasado, peajes en carreteras caros, refacciones y combustibles igual en el mismo tenor; además de la invasión de rutas y desplazamiento del hombre-camión a manos de grandes empresas nacionales y transnacionales, las cuales son beneficiadas por el gobierno federal a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), expone Estévez Gamboa.

"El propósito es desaparecer al hombre-camión. Eso no nos queda duda, cada vez son más agresivas las formas en las que somos tratados tanto por los elementos de la PF como por el personal de la SCT. Se nos niega la oportunidad de crecer y por el contrario cada vez son mayores las condiciones que se nos imponen para poder seguir trabajando.

Por esa misma causa, expone, se calcula que por lo menos la mitad de los microempresarios del sector han quedado inhabilitados. "Han desaparecido y no dudamos que en los siguientes dos años el resto pudiera estar en las mismas condiciones. No quieren que trabajemos, que ganemos el sustento económico diario", señala el líder de la Antac.

En tanto, el sector continuará en medio de la lucha por mantener sus fuentes de trabajo, "los que quedamos debemos seguir sorteando los problemas que tenemos todos los días. No podemos dejar perder el patrimonio que nos costó mucho trabajo y esfuerzo mantener".