Política

ANTE LA DETENCION DE DUARTE, NADA QUE AGRADECER A PEÑA.

abril 20, 2017

La corrupción alarmante que estamos conociendo de los gobernadores que forman ya el nuevo PRI que preconiza Peña Nieto, que llegó para quedarse, no es la acción de un solo hombre sino de una mafia voraz e insaciable que involucra a muchos, en principio a quienes tienen la obligación de perseguir la comisión de los delitos como es la Procuraduría General de la República que depende del presidente de la república y que no mueve un dedo si no existe una orden de su superior jerárquico y en el caso Duarte, la Auditoría Superior de la Federación presentó las denuncias respectivas y nada hicieron Murillo Karam o Arely Gómez –premiada con la Contraloría de la Federación–, sin embargo, la secretaría de hacienda que se maneja desde los Pinos, siguieron fluyendo los recursos económicos para consumar el más grande atraco de la historia de Veracruz que no tiene a un solo culpable sino a muchos.

Ahora, ante el l escándalo mediático con la detención, acordada o pactada, de Javier Duarte de Ochoa para que responda por una serie de delitos que lo llevarían a pasar toda su vida en prisión es digno de risa, por decir lo menos, pues la ridícula referencia de los acontecimientos previos –localización del servicio aéreo para el encuentro familiar– hablan de la ineficiencia de las autoridades responsables, al extremo de que casi constituyen plena burla, porque no se puede ser tan ingenuo para que se crea, –y sería mejor que se inventara algo distinto– para que, al menos, nos obligara a reflexionar un poco más y no ofender la inteligencia, pues igual sucedió en el caso de la francesa Florence Cassez, sentenciada a 60 años de prisión y luego liberada por la Suprema Corte de Justicia, en otro escándalo mediático, donde quedó más que evidenciada la violación a los derechos humanos de la imputada como son de presunción de inocencia, debido proceso, la obtención de pruebas ilícitas, etcétera.

En los días venideros se irán atando los cabos y se concluirá que todo fue un montaje similar o peor que el caso de la francesa, experiencia vivida con el nefasto presidente Felipe Calderón Hinojosa, –el mismo que se molesta porque el PAN no promueve a su esposa Margarita Zavala, como precandidata a la presidencia– cuando a través de la Procuraduría General de la República encabezada en aquel momento por el ahora ministro de la Corte Medina Mora, propuesto por Peña Nieto y aprobado por el senado de la República, conflicto que enfrió las relaciones con el gobierno francés, y que dados los acontecimientos que ahora llaman la atención haremos también el ridículo pues todo parece indicar que lo que se está haciendo es para que, en el corto tiempo, Duarte obtenga su libertad o bien que no se le persiga por todos los delitos en que puede estar involucrado.

El nuevo sistema penal acusatorio, adversarial es eminentemente garantista, por lo mismo, cualquier desliz, se han cometido muchos, está llevando a contaminar la investigación cuando, sin que se haya establecido la responsabilidad del presunto imputado, ya se han firmado acuerdos reparatorios que de suyo están viciados, es decir, se han hecho a la ligera de manera que se habla de que se han recuperado miles de millones de pesos cuando aún no se conoce el monto de las cantidades defraudadas, como de tiempo, modo lugar, en concreción, quienes son las personas involucradas, y su grado de responsabilidad, pues si bien es cierto que se pueden incautar los bienes, hay un procedimiento para la extinción de dominio, aspectos que de ninguna manera deben y pueden desdeñarse por vivir en un sistema democrático de derecho, de otra suerte, si a raja tabla se hacen las cosas, lo que no es permisible, salvo que se le pavimente el camino, por los servicios prestados, de manera que sea privilegiado.

Más aún, si bien Duarte solicitó licencia para separarse del cargo y enfrentar las acusaciones en su contra, no menos cierto es que solicitó su reincorporación, misma que le fue negada por la presidenta de la legislatura, argumentado que tenía que hacerlo personalmente cuando la ley no precisa ese requisito, pues si solicitó licencia en principio y luego su retorno, debió de haberse respetado ese derecho e iniciar, en todo caso, su desafuero, de otra suerte se ve que se trata de una persecución política y ello puede, así lo considero, que es motivo suficiente para que se le proteja ese derecho y de ser el caso, que pase algunos días o años en la cárcel, porque al final se impondrá el orden jurídico y así, habremos recibido un palmo de narices, igual que aconteció con Raúl Salinas de Gortari, pájaro de cuenta para la sociedad mexicana, sin embargo empresario connotado que lo resarcieron en sus derechos y sobre todo, en los millones de dólares que acumuló a costa de su hermano Carlos Salinas de Gortari, cuya elección presidencial quedó en dudas y seguirá así por siempre, por la irresponsabilidad del partido Acción Nacional, cuya maniobra convalidó Diego Fernández de Cevallos para destruir la boletas electorales

Aquí se han expuesto ya, que se han cometido una serie de violaciones a los derechos de los imputados, interesando más lo mediático que la eficacia jurídica y para muestra un botón como es el artículo 225 del código penal federal que señala los delitos cometidos contra la administración de la justicia que en la parte que interesa señala: fracción XIX. Abrir procedimiento penal contra un servidor público, con fuero, sin habérsele retirado éste previamente, conforme a lo dispuesto por la ley". Ahora bien, si no se reflexionó en este aspecto, en el pecado llevan la penitencia.

Diplomado en amparo y derechos humanos*

limacobos@hotmail.com

Twitter @limacobos1