Política

La faena

abril 19, 2017

La Secretaría de Salud, acaso la entidad pública cuya transversalidad impacta de manera más directa al grueso de la población y, por ende, cuenta con la tercera asignación presupuestal más importante, fue, en su momento, salvajemente depredada por los gobierno de Fidel Herrera y Javier Duarte... A mansalva se cometieron las más perjudiciales acciones en contra de la gente de escasos recursos cuando, en los afanes infinitamente ambiciosos de ambos exmandatarios, los dineros destinados a la ampliación de la cobertura de salud pública de la población veracruzana empobrecida tras 18 años de gobiernos socialmente insensibles y notablemente cuatreros en contra del erario, desde el gobierno de Miguel Alemán Velasco, fueron utilizados para pagar distintos servicios bajo adquisiciones sumamente ventajosas, tanto para los proveedores de la salud como para los encargados de arreglar los contratos con una especie de circuito nacional de compañías que se dedican a esta clase de actividades... Luego del saqueo duartista, y con la dependencia bajo la observancia pública tras el quebranto heredado desde el fidelato con la cancelación del contrato de servicios especializados a Finamed, era de suponerse que en el gobierno yunista lo menos que se haría sería volver a ponerse en manos de una corporación financiera de proyectos de empresas que en un periodo de 11 años lograra convenios de prestación de múltiples servicios en 13 hospitales de la entidad por un costo de siete mil millones de pesos... Sin embargo, la oscura relación del corporativo con la gestión duartista quedó en el olvido cuando, a inicios de este 2017, se supo que en los próximos 10 meses, Esterinova Puebla S.A. de C.V. –empresa fachada del poderoso corporativo Finamed– proporcionará el servicio de hemodiálisis a la Secretaría de Salud de Veracruz mediante una asignación directa por poco más de 109 millones de pesos... Ésta es una decisión con la que el gobierno yunista comprometió la parte medular del discurso anticorrupción y de persecución de exfuncionarios duartistas involucrados en el tráfico de influencias... Como se recordará, Finamed llegó a Veracruz durante el gobierno de Fidel Herrera, siendo secretario de Salud, Manuel Lila de Arce y Javier Duarte de Ochoa, encargado de la Sefiplan. En ese tiempo, el dúo Herrera Beltrán-Duarte de Ochoa amarró un lucrativo acuerdo para estos empresarios de la salud de origen poblano y con evidentes relaciones con el gobierno de Rafael Moreno Valle y el partido Acción Nacional en aquella entidad y que, si bien proporcionaron el servicio, al final de cuentas, el asunto se convirtió en un escándalo cuando demandó al estado por incumplimiento de contrato por el monto de 700 millones de pesos... Finamed prestaba servicios de arrendamiento de equipo de cirugía, rayos X, hemodiálisis, hemodinamia, anestesia y equipo quirúrgico de alta especialización hasta que el ex secretario de Salud, Juan Antonio Nemi Dib, rescindió dicho contrato debido a que argumentó que la empresa incumplió con sus obligaciones y que, no obstante, requería un pago por más de 530 mdp por penalización al haberse cancelado el acto mercantil... Hasta ahí esa parte de la historia de la relación entre Finamed y el gobierno priísta de Javier Duarte… ¿Cómo encaja Esterinova Puebla Sa de Cv en el gobierno panista-perredista de Miguel Angel Yunes? Es un relato que tiene lo suyo y revela un bien elaborado mecanismo de utilización del presupuesto destinado a la Secretaría de Salud que cobra en estos días inusual relevancia por hechos públicos aparentemente inconexos que tuvieron su origen a mediados del mes pasado, cuando el proveedor de instrumental médico y otros servicios de salud, Alejandro Cossío Hernández, por cierto, ex miembro del PAN y ex diputado de la vieja guardia que renunciara hace tiempo al partido, denunció públicamente la asignación directa del millonario convenio a Esterinova Puebla... Días después el secretario de Salud, Arturo Irán Suárez Villa, aceptó que, en efecto, se realizó de esa manera porque fue la mejor oferta en costos y en oportunidad para atender las más de 54 mil hemodiálisis anuales que requiere la SS... Luego, durante un evento realizado en la SS, un grupo de pacientes se quejó con el doctor Suárez Villa de la mala calidad de los servicios proporcionados por la empresa. Y esta semana, trabajadores de limpieza del hospital Luis F. Nachón llevan días protestando por la contratación de una empresa externa que los dejará sin trabajo. La madeja comienza a desenredarse.