Sociedad y Justicia

ONG inicia colecta de ADN de familiares de desaparecidos para tener un banco de datos

abril 18, 2017

Orizaba, Ver.- La Procuraduría General de la República (PGR) no ha entregado los resultados forenses de restos humanos hallados en fosas clandestinas ubicadas en municipios de la región. La falta de recursos económicos así como de reactivos e incluso personal, son las principales causas del retraso. Este lunes se inició una colecta de ADN de familiares de desaparecidos.

El Colectivo Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba inició una campaña para la colecta de datos que conlleven a la ubicación de víctimas de desaparición forzada. La campaña, denominada, "Porque la lucha por un hijo no termina y una madre nunca olvida" tiene diversos objetivos según explicaron los organizadores.

La propuesta se basa en la toma de muestras de ADN, que inició desde este lunes y concluye hasta el próximo viernes. "La aportación de tu muestra, que incluso puede ser anónima, ayudará a un familiar desaparecido. El análisis será gratis además que no tendrá costo".

El objetivo es tener un banco de datos con los cuales en determinado momento se puedan identificar restos humanos que se encuentren en la zona. "Si conoces a alguien que tenga un familiar desaparecido, participa. Una familia te lo agradecerá", se señala en la serie de volantes que estuvieron entregándose a las personas que circulaban por las calles del centro.

En la zona de Orizaba, recientemente se localizaron fosas clandestinas, pero es un trabajo que realizaron los integrantes de los colectivos y no las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE) o de la PGR. Los integrantes de esta agrupación en diversas ocasiones realizaron inspecciones en municipios de la zona.

En su búsqueda encontraron dos terrenos en el municipio de Ixtaczoquitlán, en donde tras una serie de trabajos hallaron restos humanos. En su momento el ex Fiscal, Luis Ángel Bravo Contreras, minimizó los hallazgos e incluso se aseguró que los residuos localizados eran desperdicios de madera. Los análisis clínicos posteriores revelaron que se trataba de huesos humanos.

Otra de las fosas clandestinas se halló en la congregación de Cuautlapan. Ahí igual se ubicaron restos de ropa, así como lo que pareciera ser restos humanos. "En este caso intervino la PGR para realizar los análisis correspondientes y hasta el momento no se tienen los resultados de los descubrimientos, todo se debe aparentemente por la falta de recursos humanos así como económicos. Estamos a la espera de que se realicen los estudios de esas fosas, dijeron los integrantes de este colectivo, para que podamos ubicar a sus posibles identidades".

Con esa campaña, "lo que pretendemos es tener los datos más certeros en torno a las muestras de ADN y con ello poder apoyar en determinado momento a las personas que tengan a un familiar desaparecido".