Política

Violencia contra maestros como efecto de la crisis institucional

abril 11, 2017

De la mano con la crisis institucional y de legitimidad de la reforma del estado emprendida por el gobierno federal en particular con el aspecto educativo, los grupos magisteriales aún los que no son considerados disidentes han sufrido el embate gubernamental.

Por un lado, a los profesores sin distinciones sindicales ni siglas se les ha aplicado un sistema de comprobación de conocimientos mediante exámenes para fundamentar con sus resultados, la "urgente" necesidad de darle respuesta a los cuestionamientos de organismos privados a la, en efecto, lamentable circunstancia de la educación básica en el país y con ello justificar los innegables instintos privatizadores de los últimos gobiernos.

Pero por otro, la mano dura del sistema se observa en forma de razzias, persecución y hostigamiento al magisterio disidente y se convierte en la continuidad de la persecución en contra de quienes se han opuesto y cuestionado la validez de la reforma como fórmula propagandística de que se está llevando a cabo una modernización del país al estilo de los gobiernos neoliberales. Se realiza cancelando conquistas sociales y formalizando la entrega del país a intereses económicos sumamente agresivos que, como se irá viendo de continuar con esta tendencia, no les basta con ver establecidas las medidas económicas que fomentan la desindustrialización y la pérdida de los puestos de trabajo sino que van por la desmovilización y la parálisis social.

Las calles de las principales ciudades veracruzanas fueron testigos de las movilizaciones magisteriales de los 2013-2014 en respuesta a la imposición de un programa económico y social ajeno a los intereses de la ciudadanía, pero también del recrudecimiento de la represión física y laboral contra el profesorado que se activó ante esas violentas agresiones del gobierno de Javier Duarte.

De aquellas formas de organización ciudadana surgieron nuevas agrupaciones de maestros que se escindieron del sindicalismo oficialista como resultado de la aplicación vertical de la reforma educativa. Una de las más notables ha sido el Movimiento Magisterial Popular Veracruzano como expresión de la CNTE que en los últimos tres años ha sido protagonista de la lucha por la defensa de los profesores, pero también con un elevado costo pues desde su origen se han contabilizado 11 homicidios y 12 secuestros de integrantes de la Coordinadora en toda la entidad.

El más reciente sucedió el pasado fin de semana, periodo en el que sucedió el reporte más sangriento con el asesinato de tres maestros y un secuestro. En Tantoyuca hubo dos asesinatos así como el secuestro de una maestra y su hijo, lo que motivó la organización de movilizaciones en 77 municipios para demandar un cese a la violencia en la que junto con periodistas, los maestros han sido sus principales objetivos.