Política

Un monumento a María Teresa

abril 06, 2017

Cierto, en reciente entrevista que me hicieron para un amable e importante periódico xalapeño, pareciera que el mérito del rescate histórico de la figura de la independentista María Teresa Medina de la Sota y Riva me correspondería a mí, por representar monumentalmente en mi último mural, pintado en el vestíbulo de la entrada principal del Palacio de Gobierno; pero no, no me corresponde el mérito en lo absoluto.

Creo que si bien fue Rivera Cambas, el historiador de Xalapa, y las revoluciones en el estado de Veracruz quien al parecer la citan por primera vez, es sobre todo el mérito de un escritor que todos conocemos, y que si bien lleva mi mismo apellido, ni somos parientes ni por llevar tal patronímico somos igualmente buenos investigadores.

Él ha escrito su formidable novela Umbral sobre esta insurgente, publicada recientemente; ahí, en base a un acervo documental impresionante, desarrolla una trama, entre romántica y épica. Yo, por mi parte, curiosamente tuve la misma inspiración para pintar a la heroína con desconocimiento de lo que hacía Roberto, mas creo que lo importante es que se reconozca que en esta ciudad, en la que se dice que pasaban los monarquistas sin oposición alguna, existió una persona que conspiró en favor de una nueva nación, sacrificando su fortuna para dotar de armas al Ejército Trigarante, y sobre todo que esa persona era una mujer. Con ello no sólo nos dio un ejemplo de resistencia contra los opresores, que pareciera ahora tan necesaria, sino que viene a convertirse en un ícono del feminismo.

Queda pendiente si esta mujer, que sacrificó familia y fortuna salvándose apenas de ser juzgada por la inquisición, era posiblemente rubia y de ojos acaso azules, como la conjetura inteligentemente Roberto Peredo, o la imagen de la mujer del pueblo xalapeño que me sirviera para modelo. La una, es sin duda la mejor interpretación histórica; la mía, es simbólica: con ella pretendo abrazar a todo el ciudadano que es capaz de organizarse y luchar contra la tiranía y, a la vez, a todas aquellas mujeres que además nos ponen el ejemplo de valor para diseñar un futuro de nación.

Falta que el próximo gobierno municipal (pues éste ya va de salida) levante un hermoso monumento a la máxima heroína veracruzana.