Política

Partidos no atienden crisis reales del estado en precampañas: EPR

abril 02, 2017

Orizaba, Ver.- Los partidos políticos en Veracruz aprovechan las ejecuciones y el incremento de la violencia en el estado para apuntalar sus campañas en la renovación de las 212 alcaldías de la entidad. La alternancia en el gobierno estatal, "no logró detener la violencia e inseguridad" y por el contrario va en una creciente escalada, pues a cien días de su inicio, los secuestros aumentan y las fosas clandestinas emergen cada vez más", considera el Ejército Popular Revolucionario (EPR) "los partidos políticos están en la rebatinga mientras los crímenes de lesa humanidad aumentan".

En "El Insurgente", órgano informativo de esta agrupación armada, se cuestiona seriamente el próximo proceso electoral de junio en Veracruz y se aclara que mientras "al pueblo se le desangra con la violencia desde el Estado; en tanto los familiares de víctimas del terror y organizaciones populares reclaman la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, exigen que funcionarios sean enjuiciados por crímenes de lesa humanidad los partidos políticos se enzarzan en la discusión de la lucha electoral".

"Las alianzas entre partidos desnudan lo falso y antidemocrático de la democracia burguesa, por ejemplo se reedita y registra la alianza PAN-PRD, forman la alianza "Contigo, el Cambio Sigue", según el PRD se verá fortalecido, el rival a vencer es el mal gobierno municipal. El PAN dice que el enemigo a vencer es el abstencionismo. El dirigente del PAN dice que la alianza es rentable porque ganaron la gubernatura y la mayoría en el Congreso", señala.

En tanto, prosigue, "el PRI va en alianza con el PVEM, conforman "Que Resurja Veracruz". Alianzas electorales que no reflejan el interés popular, indican cómo se agrupan los defensores del régimen y desnuda a quienes dicen ser de izquierda que no tienen nada que ofrecer al pueblo, sus servicios están para el capital, para el poder burgués".

Tan alejados del pueblo están los partidos, sus representantes y candidatos que emergen de ellos que el problema a resolver no es la pobreza, la miseria, la desigualdad que viven las masas trabajadoras, para ellos, en función de sus privilegios e intereses a defender el enemigo a combatir es el abstencionismo.

Entre los oprimidos y las víctimas por desaparición forzada, se señala, "aún falta trecho para armar estrategia y táctica única que permita enfrentarlo con éxito, desde la cúpula eclesiástica se impulsa la resignación y el perdón a los criminales, se ofician misas para familiares de desaparecidos; se sostiene por sus representantes que la iglesia brinda consuelo y convoca al perdón. Desde los familiares de las víctimas se hace todo por hacer visible las víctimas, pero hasta ahí, no se quiere romper con los límites de la visibilización y los formalismos en la lucha para exigir justicia y castigo a los responsables de los crímenes de lesa humanidad.

Según el obispo Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, que a su decir tiene tres años de acompañamiento a las familias que tienen un desaparecido, "es para seguir acompañando a esas familias que sufren en el cuerpo, en el espíritu, en el ambiente familiar ante la pérdida de un ser querido; la Iglesia, como madre, se acerca a darles consuelo, esperanza y también invitarlos a perdonar porque cuando hay esa situación se sufre el coraje, el rencor, el odio, el deseo de vengarse, entonces que venga el perdón y la paz", concluyó enfáticamente, pero ¿será la alternativa? A nuestro juicio no, se auto responde.

Hoy Veracruz expresa el carácter del régimen, el PAN arribó a la administración pública y los crímenes de lesa humanidad no cesan. La desaparición forzada de personas y la ejecución extrajudicial es realidad que lacera al pueblo. Tan antipopular era el gobierno de Duarte como lo es el de Yunes, ambos tienen el mismo signo, sostienen el régimen neoliberal y la dictadura del capital por medio del terrorismo de Estado.

Los índices delictivos no disminuirán en la medida que la crisis económica se profundiza, la violencia tiene un origen estructural con el régimen neoliberal. Se anuncia la entrada de fuerzas federales para la seguridad. El gobierno del PAN al igual que el del PRI marcha bajo la misma lógica, el terrorismo de Estado.

En los 100 días de gobierno los asesinatos no paran, las fosas clandestinas emergen con facilidad, los secuestros se incrementan, así como los asaltos a negocios y de autos. La misma medicina mediática el gobierno de Yunes dice que son homicidios múltiples relacionados con conflictos entre bandas delictivas. Lo cierto, ajuste de cuentas entre los diferentes grupos de poder económico y político que dirimen sus desavenencias violentamente, en ellas están involucrados los diferentes cuerpos policíacos militares".