Política

La censura inapelable, el asesinato

abril 02, 2017

Las protestas de compañeros periodistas ayer en Poza Rica y en Córdoba representan el sentir de indefensión de la totalidad del gremio en el estado. Veracruz es el estado que hace de México el país más peligroso del mundo para el oficio. Pero el problema para el gremio va mucho más allá de los asesinatos, que ya es mucho decir. El problema real es la censura, donde el asesinato ha sido uno más de los argumentos de los poderes fácticos y formales para disuadir al periodista de contar la historia. A las presiones para desalentar a los periodistas se suma una variable que exacerba el sentimiento de indefensión y magnifica el abatimiento: la impunidad.

Los 21 periodistas asesinados en Veracruz en los últimos seis años han sido doblemente victimizados por la total impunidad e incompetencia de las autoridades de todos los niveles, incluyendo desde luego el federal.

Ni un solo caso de los crímenes contra comunicadores ha sido resuelto. Ni aún de manera medianamente satisfactoria. Lo mismo pasa con sus familias que quedan de completo desvalimiento.

Esto, más agresiones, hostigamientos, presiones psicológicas, amenazas.

La alternancia no significa democracia, sería peregrino creerlo. La pre condición de la democracia es siempre una sociedad informada. La fuente de la violencia contra el periodismo no necesariamente está la autoridad, pero sí en cuando a la impunidad.

Durante seis años el gobierno fue el responsable de la perpetuación de la impunidad, se espera del cambio administración un cambio radical de actitud en la forma de procesar los crímenes contra periodistas. Entonces sí podría hablarse de inflexión hacia la democracia.