Política

La faena

marzo 20, 2017

Los medios nacionales se han vuelto barandilla de juzgado a la que políticos provincianos acuden cuando desean comunicar algo a sus gobernados. En el caso del fiscal yunista Jorge Winckler Ortiz –explicando la semana anterior a un noticiario de Televisa que ignoraba que sus agentes habían detenido el domingo pasado al ex gobernador interino Flavino Ríos– desnudó la crisis institucional y contradicciones de una administración zarandeada por circunstancias objetivas pero más por la percepción equivocada de que en estos tiempos podría ejercerse una gubernatura imperial... Calcada de la aparición de Javier Duarte en el mismo espacio cuando el luego prófugo dio a conocer su renuncia para defenderse de las "infamias" que le endilgaban, Winckler Ortiz quiso sorprender también al conductor con un argumento increíble para una sociedad agraviada por la inseguridad, a la que también pretendió ignorar la realidad atroz de las decenas de fosas clandestinas y que le fue echada en cara por los colectivos de madres y familiares de desaparecidos que lo siguen acusando de falsedad y simulación, luego de que por instrucciones de su jefe el gobernador, después de tres meses el funcionario se vio obligado a acudir a la zona de ubicación de las decenas de fosas clandestinas en las que los colectivos de búsqueda de desaparecidos llevaban ya semanas trabajando por su cuenta y medios... Ese mismo trato arrogante y despótico a las organizaciones ciudadanas es el que replica con los medios locales a los que niega información apelando a la secrecía de las investigaciones cuando allá en el Altiplano abre expedientes completos y filtraciones de averiguaciones en confesión supina y de rodillas... El chafallón Fiscal también esbozó sin querer el uso del poder del estado para amedrentar y tratar de forzar a los enemigos, en la lógica de la gubernatura imperial, a plegarse a las necesidades del gobierno al que sirve antes que sentarse a negociar y dialogar con la oposición... Similar receta –la de pretender ignorar la realidad y suponer que el ejercicio del "pinche poder" por sí mismo es suficiente para ejercer un buen gobierno– le costó a Vicente Fox el bono democrático de la alternancia cuando usando al IFE como brazo ejecutor, quiso doblar a los legisladores de oposición aplicándole a los priístas una multa de mil millones de pesos por la evidente manoseada a las elecciones presidenciales que le dio el líder petrolero, Carlos Romero Deschamps... El guanajuatense quería que a cambio de impunidad para el corrupto dirigente le pasaran el incremento a 18% en el IVA para, dijo, devolverlo copeteado a la pobrada. Por cierto, en esa ocasión, el encargado de la defensa legal del PRI en el IFE fue el gobernador panista, Miguel Angel Yunes... Ahora, igual que a Fox, a Yunes no le funcionó en primera instancia el apretón aunque luego rehizo su propuesta y el PRI, que primero había votado en contra, se sumó a la propuesta del PAN-PRD y los independientes, y fue factor fundamental para la aprobación en la legislatura del esquema de reestructuración de la deuda pública. Sólo el grupo de Morena se mantuvo en su posición de ir en contra de lo que consideran terminar e hipotecar el futuro del estado... Si bien Duarte de Ochoa tenía a su disposición una legislatura plegada por una abrumadora mayoría políticamente afín y gracias a ello el proscrito ex gobernador pudo disponer a su antojo de la voluntad de los diputados y sacar cualquier iniciativa que se le ocurriera, en particular el endeudamiento con el elevadísimo costo social cuyos efectos serán generacionales, Yunes Linares parece que encontró otro modelo para lograr que sus adversarios políticos le voten a favor sus iniciativas, incluyendo sus acérrimos rivales de la oposición... Pero volviendo al primer razonamiento, es de suponerse que este día a primera hora, el Fiscal nuevamente se encuentre genuflexo y solícito dándole explicaciones a los noticiarios matutinos "nacionales" sobre el clima de inseguridad que la mañana del domingo revivió la pesadilla del duartismo cuando en Yanga fuera baleado y asesinado el periodista Ricardo Monlui Cabrera... El homicidio de Ricardo, un periodista de la vieja guardia con larga trayectoria en diversos medios es motivo de preocupación del gobierno del estado, porque se da en un contexto de exacerbada violencia pero además por sus eventuales implicaciones en términos de imagen internacional, dados los antecedentes dejados por Duarte y que prefiguran lo que pudiera pensarse como la aniquilación institucional de loa órganos oficiales de seguridad gubernamental.