Sociedad y Justicia

Fosas clandestinas del estado evidencian complicidad entre autoridades y hampa: Tinam

marzo 19, 2017

Orizaba, Ver.- Los 120 kilómetros que separan al puerto de Veracruz con la región de las altas montañas, por todos los hallazgos encontrados, son un cementerio clandestino, construido por la delincuencia organizada y con la complicidad del gobierno de Fidel Herrera y Javier Duarte. Lo que pasa en Veracruz, es la mejor muestra de la vinculación entre el Estado y el crimen organizado, señala el Tinam (Unión de Todos los Pueblos).

El corredor industrial en el cual está inmersa la ciudad de Orizaba se encuentra profundamente lacerado por los crímenes de lesa humanidad y de Estado. Estos hechos, explica esta organización no gubernamental (ONG), lejos de ser un caso aislado, representan el botón de muestra de lo que acontece en todo el país en general y en el estado de Veracruz en particular.

Con ello, manifestó, se comprueba de manera muy dolorosa para las masas trabajadoras la relación perversa entre el poder económico y el político, que es el origen de todos estos crímenes. "Decenas de fosas clandestinas, cientos de cuerpos inhumados de forma ilegal y privados de la vida de forma arbitraria develan la esencia de la política represiva con la que se condujeron las administraciones estatales anteriores".

La organización expone que en cada uno de estos restos mortales, "subyace una persona que fue detenida desaparecida de manera forzada, cuyo deleznable final fue la ejecución extrajudicial, política de gobierno de la que no difiere en lo sustancial la actual administración que encabeza Miguel Ángel Yunes Linares".

"Está claro que no es la corrupción lo que cimbra a nuestro país, sino la exorbitante cifra de fosas clandestinas que emergen día con día, la forma exponencial que crecen la incalculable lista de desapariciones forzadas en el estado y los innumerables casos de violaciones a los derechos humanos a través del Mando Único", puntualiza.

Asimismo plantea que Veracruz es una entidad rica en recursos naturales pero es el escenario de supuestos enfrentamientos de grupos criminales, donde la constante son las ejecuciones extrajudiciales masivas, con la particularidad de que "las víctimas son del pueblo sin ninguna relación con los supuestos cárteles de la delincuencia organizada".

En un comunicado señalan que actualmente se copia el modelo de afirmar, por ejemplo, que los cuerpos sin vida que fueron abandonados en las inmediaciones de la ciudad de Boca del Río, Veracruz corresponden a delincuentes e ironizan la criminalización de la que siempre se les hace objeto, "esa es la conclusión a la que llega después de un escrupuloso análisis respecto a la forma en cómo fueron ejecutados".

Añaden además que resulta un absurdo y una verdadera falta de responsabilidad, por decir lo menos, que un titular del Ejecutivo del nivel que sea, se atreva a sostener sin ninguna base científica sólida, que sólo por la forma en que se cometió un crimen obedezca a un pleito entre grupos criminales.

"La realidad es terca y sin prisa expresa sin ningún pudor la verdadera esencia de esta política criminal, muchas de las víctimas, la mayoría, nos atrevemos a afirmar, no tienen nada que ver con los grupos delincuenciales. Se comprueba con testimonio de familiares que son efectivos del ejército, la marina, policía federal, estatal y municipal, quienes cometen estos deleznables crímenes y que las víctimas son del pueblo", reiteran.

A su vez enfatizan que uno de los sectores que igual ha sido víctima de hechos como estos, son los medios de comunicación, "y no es para menos, puesto que son muchos los integrantes de este gremio los que han sido víctimas de estos deleznables crímenes. La labor periodística se convierte en esta entidad como una de las actividades más peligrosas, lo que refleja que el cometido de estos delitos de lesa humanidad es un fenómeno exponencial".