Sociedad y Justicia

Reclaman remediación ambiental a trasnacional

marzo 18, 2017

Papantla, Ver.- Habitantes de la comunidad "Emiliano Zapata", se manifestaron frente a las instalaciones de la compañía petrolera venezolana Oleo Rey, para exigir la remediación de las afectaciones al medio ambiente que han provocado los continuos derrames de hidrocarburos y aguas congénitas en la localidad, así como las indemnizaciones correspondientes por la mortandad de ganado que ha ingerido el agua contaminada.

El pasado 12 de marzo, nuevamente en la comunidad Emiliano Zapata se registró un derrame de hidrocarburo que afectó el arroyo Tejones, uno de los dos de los que se abastecen de agua para uso doméstico y para consumo del ganado.

Si bien la empresa ya inició trabajos de limpieza, no han sido lo suficientes y el aceite sigue escurriendo al arroyo, contaminando además pasto y arbustos, que han sido consumidos por el ganado, lo mismo las aguas congénitas que continuamente se están vertiendo al afluente desde hace más de un año.

Uno de los afectados, señala que Petróleos Mexicanos (Pemex) ha negado que la muerte de los semovientes tenga relación con los derrames, pero al diseccionar uno de los animales, encontraron que el hígado presentaba una coloración blancuzca, similar al color de las aguas congénitas.

De esta manera, cansados de esta situación, se manifestaron bloqueando el acceso a la Planta de Aguas Congénitas de Pemex, a fin de exigir que la empresa demande a la compañía venezolana cumplir con la normatividad mexicana y remedie la contaminación.

Oleo Rey cuenta con la concesión de los pozos del campo San Andrés, donde se ubica la comunidad, y desde su arribo a la zona, se han registrado continuos derrames de petróleo, ocasionados en parte por la deficiente red de ductos con que contaba Pemex y, segundo, porque al tratar de reactivar los pozos, se incrementa la presión en las tuberías, que ceden y provocan los desastres.

Los habitantes de Zapata señalan que al menos una vez al mes ocurre un nuevo derrame, además de que desde hace abril de 2015, en inmediaciones del pozo San Andrés 72, se registró una fuga de aceite y aguas congénitas, la cual, a pesar de los trabajos de remediación y construcción de un cárcamo para la retención del hidrocarburo, a la fecha sigue contaminando el arroyo Tejones.