Política

Acusan mal desempeño de Jorge Winckler; se adjudica fiscal el trabajo de los colectivos

marzo 17, 2017

Orizaba, Ver.- Entre Jorge Winckler y Luis Ángel Bravo Contreras no hay mucha diferencia. A los dos les gustan los reflectores mediáticos aunque los resultados de su trabajo sean magros. Ambos se apropian de los hallazgos de fosas clandestinas que realizan los familiares de los desaparecidos y los presumen como suyos. Pero el actual fiscal, contrario al anterior, no admite la crítica; el hallazgo de la llamada "alberca" en San Julián, es la muestra de la complicidad de las autoridades con el crimen organizado, acusó el activista Jairo Guarneros Sosa.

El trabajo realizado por el actual titular de la Fiscalía General del Estado (FGE) planteó, "es muy cuestionable, mucho más que el de Luis Ángel Bravo Contreras. En Veracruz la autoridad judicial convirtió la identificación de cadáveres en un momento sumamente complicado. La entrega de cuerpos reconocidos, es más que tortuoso".

Expone que los hallazgos de cementerios clandestinos, tanto en los municipios de la región como en la zona del puerto de Veracruz, no es resultado de un trabajo de investigación de la FGE, sino en realidad es labor de los colectivos.

"La anterior y actual Fiscalía únicamente anda dando pasos de ciego y muchas veces se cuelgan del trabajo que hacen los colectivos. Es muy lamentable que la autoridad, en medio de sus vendettas y peleas, deje de lado el tema de los feminicidios y permita que siga creciendo. Hay que señalar que en Veracruz, simplemente no se atiende la Alerta de Género en los 11 municipios en los que desde noviembre pasado se decretó".

Los hallazgos de Colinas de Santa Fe, dice, son terribles y ahí es evidente la omisión de todo mundo, del gobierno, de la clase política y de la misma sociedad, "lo mismo lo vemos con las que se encuentran en la zona de Orizaba. Todo esto que vivimos no es cualquier cosa, es de lo más grave que hay en todo México. Lo que se vive en la zona del puerto de Veracruz resume lo que pasa en todo el estado: omisión, complicidad e insensibilidad de la misma autoridad en las víctimas por desaparición forzada".

Asimismo, Guarneros Sosa expresa que la sociedad se halla ante una corporación que carece de credibilidad para este tupo de casos, lo que genera dudas de su trabajo. "En la Fiscalía se ha llegado a un grado de insensibilidad enorme; poco les importa el dolor de las familias de las víctimas. No son capaces de entender esa situación".

Además, reiteró que con Jorge Winckler no hay cambios importantes si se compara su labor con el trabajo de Luis Ángel Bravo Contreras. "Todo indica que en Veracruz los abogados de cabecera de los gobernadores en turno, están llamados a ser fiscales del estado, así sucedió con Javier Duarte y lo mismo pasa con Miguel Ángel Yunes Linares. Lo que pasa a la sociedad no les importa".

Pero en la comparativa entre ambas gestiones, asegura que incluso hay mucho más torpeza con Winckler, porque Bravo Contreras al menos "aguantaba vara cuando se le cuestionaba, pero el actual fiscal, no soporta la crítica, se la pasa peleándose con los colectivos de familiares de desaparecidos y sigue la misma mecánica de colgarse acciones que no le corresponden. El descubrimiento de las fosas es gracias a los colectivos. Estamos peor que con el anterior. Todo eso abona a que las familias de las víctimas vivan situaciones tan traumáticas".

Aunado, el activista lamentó que hay un enorme burocratismo en la identificación y entrega de los cadáveres encontrados.