Sociedad y Justicia

Sin identificar 300 cuerpos en Colinas de Santa Fe; aparece gigantesca fosa clandestina

marzo 17, 2017

Veracruz, Ver.- A pie, el sendero de la muerte que recorrían las víctimas que eran llevadas hacia sus verdugos en las fosas de Colinas de Santa Fe, requiere al menos 15 minutos de caminata sobre la arena.

Al menos 249 cráneos han sido hallados bajo los montículos de tierra que durante ocho meses fueron visibles únicamente para el personal de Peritos, Policía Científica y madres del Colectivo Solecito Veracruzano.

Pasadas las 8:30 horas, un convoy de tres camionetas blancas apareció en la reja de acceso al camino que lleva al lugar de los entierros, a bordo de una de ellas, se trasladaba el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Jorge Winckler Ortiz, sentado en la batea, primero con la intención de pasar desapercibido, después sonriente y resuelto ante las cámaras.

A su paso, medio centenar de periodistas presionaron a los dos únicos guardias que resguardaban la entrada y lograron acceso al predio. Las historias que guarda este predio en sus entrañas son escabrosas, como lo es el hallazgo de "la alberca", la fosa más grande que se ha encontrado al interior del terreno, cuyo suelo arenoso hacía más fácil la tarea del entierro a los verdugos.

El fiscal general del estado, Jorge Winckler Ortiz, accedió a atender a los medios de comunicación en medio del páramo más amplio, flanqueado por una cinta amarilla con la leyenda "Peligro Escena del Crimen" que rodea todo el perímetro.

El acceso a "la alberca" es más complicado, por lo que existe la hipótesis de que los criminales tuvieron la oportunidad de utilizar maquinaria pesada para hacerse un espacio en el terreno. "Hay áreas en donde evidentemente se tuvo que abrir brecha con maquinaria, ellos le llaman la alberca, que es un lugar terrible, donde encontraron muchísimos cuerpos, muy cerca uno del otro", explicó.

Para Winckler Ortiz resulta evidente que las autoridades policiacas de la administración anterior tenían conocimiento de cementerio clandestino que criminales estaban montando en la zona.

Los restos más recientes, tienen apenas cuatro meses; la búsqueda comenzó hace ocho, así que naturalmente, a pesar de la vigilancia, se seguía permitiendo el acceso a los verdugos.

Hace dos años personal de la Procuraduría General de la República (PGR) entró al sitio y recuperaron cuatro cadáveres; el panorama en ese entonces era más desolador e inhóspito. Las labores de búsqueda han hecho que se abra más camino entre la vegetación; pero el hedor a muerte no se ha ido.

Más fosas

El fiscal general del estado confirmó –sin determinar cuántos cuerpos han sido encontrados– que existen más fosas positivas en la comunidad de Salinas en Alvarado y en Sayula de Alemán.

"Tenemos conocimiento de ellas y se pidió permiso para hacer ahí una inhumación (…) se hizo una búsqueda con el binomio, dio positivo", señaló.

El constante hallazgo de cuerpos desperdigados a todo lo ancho del estado, ha dejado prácticamente superada la infraestructura de los Servicios Médicos Forenses (Semefo); tanto de la Fiscalía como de la Universidad Veracruzana (UV).

El fiscal admitió que la situación es tal, que ya se está esperando recurso para construir otro Semefo y además crear un panteón ministerial en un terreno donde la tierra no permita una descomposición tan rápida, para dar cabida a los cuerpos encontrados.

Expresó que existen más de 300 cadáveres hallados a la espera de ser identificados. "Hay fosas que no se trabajan porque no tenemos en dónde acomodar los restos que se pudieran extraer, tenemos convenio con la Universidad Veracruzana pero es insuficiente el Semefo de la Universidad, es insuficiente el Semefo de la Fiscalía", reiteró.

El proceso de identificación genética, a pesar del llamado que hacen las madres de hacerlo más ágil, será complejo, debido a que muchos restos se hallan incluso quemados.

El fiscal aseguró que todas las instancias agotarán las tecnologías con las que cuentan para lograr identificar los cuerpos.

"En la Fiscalía únicamente tenemos la identificación por reactivos, y estamos esperando que nos lleguen los fondos federales para adquirirlos y trabajar más ágil la identificación", comentó.

Veracruz, fosa gigante

Winckler Ortiz aseguró que existen 2 mil 400 personas desaparecidas –de manera oficial– en el estado de Veracruz.

Sin embargo madres de Colectivos de desaparecidos han señalado que la cifra negra es mucho mayor, debido a que muchas de las personas que han acudido a realizarse las muestras de ADN, prefieren no interponer la denuncia. El temor, es la principal razón, no quieren represalias para sus familias.

Las palas, picos y varillas que utilizan las familias buscadoras en las fosas de Colinas de Santa Fe aguardan resguardadas entre la arena, bajo toldos colocados para protegerlas del sol, que cae a plomo sobre ellas. En este terreno no hay un ápice de sombra.

En las dos lagunas se puede observar el reflejo de las nubes dibujadas en el cielo; dentro, podría haber cuerpos también.