Política

Por un Veracruz civilizado

marzo 16, 2017

Si bien el Estado tiene el monopolio de la fuerza, los intelectuales tienen el deber de evitar que tenga el monopolio de la verdad.

1.- La idea y voluntad firme de contribuir por un futuro mejor, no sólo para Veracruz sino para nuestro país en particular, me obliga a vislumbrar una sociedad cohesionada. Me considero un republicano que rechaza el extremismo y fanatismo, pero eso no quiere decir que carezca de un compromiso político, tal como es común en muchos intelectuales, los cuales critican a todas las ideas y acciones políticas, sin comprometerse con nada, lo cual es muy cómodo.

En la actualidad me siento incomodo por todo lo que sucede en la entidad veracruzana, a pesar de que he sido desplazado de mi derecho a trabajar en dos sexenios, sobre todo, por ese actuar arrogante y abusivo de sus gobernantes. Sin embargo, me siento orgullo de estar aquí y ahora, participando como profesor en la política, siempre tratado de hacer reflexionar no únicamente a los alumnos sino también los queridos lectores.

2.- Destruir sin ofrecer alternativas conduce a la negación, de ahí mi rechazo al intelectual soberbio y poco comprometido. Actualmente han salido muchas tentaciones para destruir y huir, no obstante es necesario una exigencia moral en lograr una coherencia; entre los que se dice con lo que se deja de hacer. Por tanto, propongo para que sea retomada, por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, a iniciar una administración, sobre la tolerancia y el amor, que pueda ser reflejada entre los veracruzanos y mexicano en general. Habrá que dejar de lado la rabia y usar las ideas antes que embestir a los enemigos.

3.- La base es el respeto a la dignidad de las personas ya que el respeto al otro, se verá reflejado también al respeto a las normas, y a la moderación sobre todo a las instituciones, sin dejar de tener una línea política pero crítica. Esta idea está encaminada a un objetivo que espero no caiga en lo utópico: el vivir en una entidad civilizada, podamos tener un lugar de convivencia entre hombres y mujeres libres y de buenas costumbres.

4.- Después de escuchar y analizar el video, que subió un grupo de personas, imputando a los diputados del congreso local, sobre la negación de la petición del Ejecutivo veracruzano para un préstamo hacia su gobierno. Ante el problema que se da entre la bancada, primero habrá que superar los demonios personales y de grupo, para ello, se deben guardar los clásicos obstáculos históricos que impiden de convivencia, incluyendo a las Fuerzas Armadas y policiacas, un problema que es nacional desde hace doce años.

México no ha logrado transitar a una sociedad cohesionada, en la que se puedan integrar a todas las clases sociales, tales como: los obreros; los campesinos; la clase política; la militar; la clase oligarca y la clase media, un modelo plasmado en la Carta General de 1917. Asimismo, para retomar esta posibilidad, el responsable del Poder Ejecutivo, sea local o federal, tiene que iniciar una concertación (no negociación) con todos los partidos políticos, ya que el camino hacia una sociedad armoniosa, tiene que darse a través de los valores de la ética pública o de la justicia, que tiene que implantar precisamente la máxima autoridad.

5.- A los diputados veracruzanos de todos los partidos políticos, les digo que ningún gobernante en el mundo posmoderno, puede gobernar sin mayoría. Sin embargo, la lealtad partidista, impide la instrumentación correcta del bienestar de la población. El arma partidista es una lucha política sin cuartel, pero tendrán que separar lo electoral, con la lealtad hacia quienes representan, en este caso a todos los habitantes de la entidad. En este instante tanto el Congreso Nacional como local, es la expresión más evidente de la deslealtad, por tanto, el partido que logró la conquista del poder, no puede pretender destruir a los perdedores. En realidad es una reflexión, que se puede calificar de utópica, pero es tiempo de escribirla, ni antes ni después. El deseo es que la lea el responsable legal de aplicar tales sugerencias.