Política

Reforma fiscal es sólo recaudatoria, onerosa y para espiar a contribuyentes: especialista

marzo 16, 2017

Orizaba, Ver.- La reforma fiscal es otro de los fracasos de Enrique Peña Nieto. El único beneficiado es el gobierno federal, porque logró aumentar su tasa recaudatoria de impuestos, sin embargo, complicó el crecimiento de las empresas en general y de paso contuvo el desarrollo de nuevos empleos, señala Valeria Valdés Sánchez, especialista fiscal de la firma en consultoría DFK International.

Hay muchas complicaciones por la reforma, "porque es 100 por ciento fiscalizadora, para la Secretaría de Hacienda es muy rentable al haber más recaudación fiscal, pero para el contribuyente ha sido muy compleja, porque han impuesto más contribuciones. Hay más obligaciones fiscales, actualización de programas e incluso compra de equipos de cómputo, con los cuales se deben cumplir con todos los proceso fiscales".

La misma reforma, precisa, igual obliga a la contratación de más personal para que se pueda cubrir los procesos internos fiscales. Todo esto es muy pesado para los contribuyentes. "La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) es un ente que nos tiene excesivamente vigilados. Con todo el proceso digital tiene toda nuestra información, sabe exactamente cuánto ingresa y cuánto deducimos. Muchas veces la autoridad tiene mayor información y más rápido, antes que el contador que te atiende. Estamos muy bien espiados, de eso se encarga Hacienda".

Otro de los beneficios de la reforma fiscal "para el gobierno" señala la especialista, es el hecho de que se redujo notablemente la evasión fiscal, puede haber trucos para evitar el pago de los impuestos, pero hay una notoria disminución de evasión. "Antes dejabas de pagar uno o dos meses y cuando te recuperabas cubrías los adeudos, esto ya no hay manera de hacerlo. Hay mucha fiscalización y si no se cumple, vienen sanciones, proceden las multas".

Pero además la facturación que el contribuyente requiera para ser deducible, explica, "debe estar relacionada con su actividad fiscal, de lo contrario no procede, no hay forma de que la autoridad fiscal reconozca esa deducción. Es decir la SHCP va a ganar por ganar".

Hay muchas trabas y complicaciones fiscales, "que son una locura", comenta, por ejemplo los restaurantes están obligados a generar facturas digitales detalladas por el importe de cada venta. Anteriormente una sola factura al día amparaba esos movimientos, hoy si no se hace, se corre el riesgo de ser sancionados incluso económicamente. Si hay 100 comandas al día, se deberá hacer una factura por cada una de ellas. Las multas llegan hasta 14 mil pesos por cada factura que no reúna el desglose fiscal que se exige.