Política

Por gandallas

febrero 20, 2017

La circunstancia de la actual administración veracruzana es harto precaria abrumada por la cantidad de problemas financieros y de liquidez que dejó la administración pasada. El bono histórico y democrático de ser el primer gobierno de un partido distinto y opuesto al PRI ha sido efectivo pero no es eterno y parece que empieza a desgastarse; por lo menos entre actores políticos. Si la administración estatal está agobiada, también lo están por lo menos la mitad de los municipios del estado. Unos más que otros, pero todos con severos problemas de liquidez.

La huida y evidente protección que recibe el ex gobernador Duarte empieza también a perfilarse como pasivo para el gobierno.

Los crujidos del engranaje político suenan cada vez más fuerte en el mismo eje común, la falta de recursos financieros.

A mediados del mes pasado medio centenar de alcaldes se quejaban de que la secretaria de Finanzas, Clementina Guerrrero, los había engañado con la ministración de los recursos federales destinados a los municipios. Desencuentro que volvió a darse hace unos días y por el que un diputado ha advertido que si la secretaria de Finanzas sigue declinando reunirse con alcaldes el Congreso debería requerírselo de manera compulsiva. Los alcaldes quieres saber para cuándo recibirán sus recursos y es claro que el gobierno no está en condiciones de precisar una fecha.

Lo que parece diluirse en este galimatías es la oprobiosa responsabilidad que sin duda tiene el gobierno federal es el margallate veracruzano.

Si las consecuencia de una moratoria a la deuda la hacen desaconsejable dentro de las actuales reglas del juego, como remedio habría que buscar otras formas para obligar al gobierno federal a que asuma sus responsabilidades en el caso veracruzano, que son todas, lo que incluye al ex gobernador y la protección de la que goza –algo que es sencillo de probar–. Quizá no sea descabellada la idea de un controversia constitucional que obligue a gobierno federal a asumir las consecuencias de sus desviaciones.