Política

Veracruz, en alta desigualdad y últimos sitios de desarrollo

febrero 20, 2017

El análisis del Índice de Desarrollo Humano (IDH) determinado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) muestra la calidad de vida de los individuos en salud, educación y apoyo a la producción en cada municipio, en donde Veracruz es un estado con un gran atraso en materia de desarrollo económico, al ocupar el lugar 28 en el país, sólo por debajo de Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas. Y dentro de éstos existen grandes asimetrías: por un lado existen municipios que cuentan con un IDH alto como Veracruz, Xalapa, Boca del Río, Poza Rica, Orizaba y Nanchital, y en el otro extremo municipios con valores sumamente bajos, como es el caso de Mixtla de Altamirano y Tehuipango, al grado que 96 municipios del estado (casi 50%) se ubican por debajo de la media estatal.

En el año 2000 la media estatal del PIB per cápita era de 4 mil 247 dólares producto per cápita, de los cuales más de la mitad de los municipios del estado (121) estaban por debajo de ese valor. Por ejemplo para el año 2000, Boca de Río registró un PIB per cápita 7.5 veces superior al que se registró en Tehuipango.

Por otra parte, los recursos públicos municipales se encuentran fuertemente concentrados en tan solo 10 municipios (Veracruz, Xalapa, Boca del Río, Coatzacoalcos, Poza Rica, Ixtaczoquitlán, Córdoba, Orizaba, Tuxpan y Minatitlán) en los que se ubica 38 por ciento de los recursos públicos municipales totales, mismos que a la vez generan 51.2% del Producto Interno Bruto Estatal (PIBE).

Cabe señalar que los municipios con menores ingresos son los que destinan una menor parte de su presupuesto a la inversión de obras públicas, como consecuencia de que la mayor parte de sus recursos son destinados a gastos meramente administrativos, generado que la falta de inversiones sociales se convierta en una limitante del crecimiento del PIB.

Las obras de infraestructura no repercuten de manera directa en beneficio de la sociedad, esto se debe a que no van destinadas a fines específicos que la sociedad necesita, muchas veces nada más se construyen para justificar una vía en donde se invierta el presupuesto, pero no se hacen realmente enfocadas a una necesidad latente de la sociedad.

En este contexto en donde se elegirán los 212 alcaldes está claro que difícilmente el gobierno federal y estatal están preparados para enfrentar el problema de la repatriación y buscar un mecanismo de producción de riqueza en el sector primario que permita a los connacionales tener empleo generado su propio alimento, y del excedente generar recursos para venderse a las ciudades y bajar el costo de la inflación por las importaciones.