Política

Pide la Redim investigación independiente y que PGR atraiga caso de medicina falsa

enero 19, 2017

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) asegura que de confirmarse acusaciones del nuevo gobierno de Veracruz a la gestión de su antecesor, Javier Duarte, en relación con que los niños con cáncer recibieron quimioterapia con agua destilada, se podría configurar un crimen de Estado.

La Redim pide investigación a la brevedad por autoridades independientes, quienes consideren a todas las personas implicadas de los diferentes niveles de gobierno, deslinde responsabilidades y sancione a quienes resulten culpables de este fraude. Asimismo, será importante valorar que el caso sea atraído por la Procuraduría General de la República (PGR) y revisar su vínculo con expedientes similares.

La Red por los Derechos de la Infancia en México señaló que "es un acto de corrupción y desvío de recursos públicos que afecta directamente a niñas y niños y que de confirmarse, deberá ser configurado como un crimen de Estado. En este contexto, "hacemos un llamado a quienes hayan resultado afectados a presentar las denuncias correspondientes y al Gobierno del Estado a brindarles seguridad y apoyo, así como garantizar la atención con personal capacitado, medicamentos de calidad e instalaciones adecuadas a niñas, niños, adolescentes quienes reciben tratamiento contra el cáncer y otros padecimientos".

De acuerdo con la información los hechos ocurrieron en el Centro Estatal de Cancerología donde niños recibieron agua destilada en lugar del medicamento que debía ser suministrado contra el cáncer, lo que atentó en contra de su salud y su vida, y colocó los intereses económicos por encima de su bienestar. Este hecho discrimina nuevamente a niñas y niños pobres de familias cuya situación económica les obligaba a solicitar este servicio público y que al mismo tiempo ha permitido que este hecho quede impune.

A través de un comunicado exhortaron al Estado de Veracruz para que involucre al Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y al Instituto Nacional de Pediatría (INP) en las investigaciones para revisar la situación, así como para apoyar a las familias que lo requieran. Es urgente frente a la información dada a conocer, determinar la situación de la garantía del derecho a la salud de niñas y niños en el Estado de Veracruz así como identificar y atender a la brevedad los vacíos que permiten la violación reiterada de este derecho.