Política

PT: seguirán gasolinazos; debe usarse reserva federal para equilibrar precio

enero 11, 2017

Orizaba, Ver.- La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ya tiene listo un nuevo incremento a los precios de los combustibles. A partir de febrero se harán dos actualizaciones semanales y a partir del sábado 18 de ese mismo mes, el precio se determinará de manera diaria, según da a conocer David González Rojas, coordinador del Partido del Trabajo (PT) en el distrito de Orizaba, con base en un estudio que el senador Benjamín Robles Montoya realizó en torno al gasolinazo.

Estos incrementos, dijo, significan un verdadero colapso del ingreso familiar y una irritación social en ascenso exponencial. La práctica de usar a la gasolina como medio seguro de recaudación de impuestos viene por lo menos desde el gobierno de Felipe Calderón y lo continúa Enrique Peña Nieto, quien a partir de 2015 lo duplicó y en 2016 estableció una ecuación de formación de precios de gasolina, considerando la referencia del pago internacional, y para 2017 se decreta un aumento promedio de más de dos pesos.

Ante el fracaso de la reforma energética, "el gobierno está cambiando el esquema de producir más gasolina buena y barata por el de comprarla al exterior o en todo caso a empresas internacionales residentes en México pero con precios internacionales. Hoy México importa 60 por ciento de las gasolinas que se consumen y paralelamente el gobierno viene cerrando refinerías como parte de su política de exterminio a Pemex".

Este tipo de gasolinazo, señala, "se debe detener inmediatamente, para lo cual deben elaborarse cambios y mejoras a la metodología que Hacienda ha creado para el cálculo de los precios de las gasolinas, incluso se debe permitir preservar el poder adquisitivo del ingreso familiar, sobre todo cuando se tiene a 80 por ciento de la población en situaciones de pobreza, además de decenas de comunidades con altos índices de marginación en la mayoría de los estados".

En este sentido, da a conocer que el senador Robles Montoya presentó una iniciativa en la que se propone que el precio de la gasolina se fije en 10 pesos y que este sea el valor que determine la liberación de precios respecto a la competencia prevista para este año, "ya que mantenerla a un costo superior a 18 pesos permitirá que esa sea la base de la liberalización".

Ahora bien, explica, "en caso de necesitar un reajuste el valor del combustible, el gobierno federal lo puede tomar de las reservas internacionales para el bienestar general, sobre todo porque como nunca en la historia moderna de México, se cuentan con más de 175 mil millones de dólares de reserva".

En el proyecto de decreto que presentó el legislador del PT destaca además el hecho de que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) expedirá disposiciones de aplicación para la regulación de las actividades, pero además la regulación de contraprestaciones, precios y tarifas que establezca esa misma comisión, controlará los precios e incluso las determinará conforme a las condiciones del mercado, sin poder aumentar su precio por litro en más de 5 por ciento anual, buscando además que las variaciones en su precio sean proporcionales a las del salario mínimo vigente.