Política

No toca al Orfis encarcelar a corruptos, sino contribuir a la rendición de cuentas: Portilla

enero 10, 2017

La función del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) no es la de encarcelar a los funcionarios corruptos que se aprovechan de los recursos públicos, sino que su función sustantiva es la de fiscalizar y contribuir a la rendición de cuentas con transparencia, mencionó el auditor general, Antonio Portilla Vázquez.

"La cárcel nos es el fin, pero puede ser la consecuencia para quienes se apartan de los preceptos jurídicos". Indicó que tanto la función fundamental del Orfis, como de cualquier otra instancia de fiscalización superior no tiene como fin encarcelar a los servidores públicos deshonestos. "Lo que pretendemos, lo señala claramente nuestra Constitución, es que los recursos públicos se administren con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez y se apliquen para los fines y objetivos a los que están destinados", añadió.

En este sentido comentó que en su gestión al frente del Orfis se han impulsado acciones en beneficio de la sociedad veracruzana, que se han alineado con determinaciones tomadas a nivel federal para contar con un gobierno abierto a la ciudadanía.

"La tarea de fiscalización superior es una actividad de carácter técnico e íntimamente relacionada con la transparencia y la rendición de cuentas; por ello, en el Orfis se han desarrollado mecanismos que acrecientan la participación ciudadana y la apertura gubernamental como ejes rectores para un gobierno transparente, abierto, proactivo, libre de corrupción y que rinda cuentas, haciendo uso de las tecnologías de la información".

Antonio Portilla Vázquez resaltó el establecimiento de una política de integridad con el propósito de garantizar la más alta probidad y confiabilidad en las funciones que desarrolla el personal del Orfis. Adicionalmente exaltó la labor de los integrantes del organismo.