Política

Detrás del gasolinazo hay incompetencia e insensibilidad

enero 09, 2017

La Arquidiócesis de Xalapa señala al gasolinazo como la gota que derramó el vaso, repleto de corrupción e incompetencia gubernamental.

A través del comunicado dominical firmado por José Manuel Suazo Reyes, director de la Oficina Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa, se leen líneas criticando el actuar del gobierno en cualquiera de sus niveles, como las acciones de los mexicanos, en este caso, veracruzanos que participaron en los saqueos a tiendas de conveniencia.

"El gasolinazo es la gota que derramó el vaso, pero detrás de ello hay asuntos serios de corrupción, incompetencia y falta de sensibilidad hacia las necesidades de la sociedad".

La iglesia católica lamentó las expresiones de violencia, vandalismo y saqueo que son consideradas por ellos como parte de la descomposición social, del malestar, enojo y deudas sociales pendientes, de las injusticias estructurales, de la desintegración familiar y el descuido de la formación humana y cívica de las personas.

"Es lícito y es un derecho manifestarse y expresar nuestra inconformidad, de forma pacífica, creativa y dentro del marco de la ley, en contra de esta decisión injusta e indebida de subir el precio de la gasolina", menciona el pronunciamiento dominical.

Suazo Reyes recordó que el pasado 5 de enero, los obispos de México hicieron un exhorto a las autoridades civiles a "reconsiderar seriamente esta medida que afecta a todo nuestro país, especialmente a los más pobres (...) no es correcto imponer leyes sin tomar en cuenta la realidad y el sentir que vive la gente (...) hay que mirar desde abajo y no sólo desde arriba. Ojalá se dé marcha atrás en esta decisión federal que está creando más víctimas.

"Nunca la violencia, el vandalismo, el saqueo o la afectación a las vías de comunicación serán el camino (...) Evitemos la confrontación estéril y la anarquía, pues estas conductas no resuelven los grandes problemas del país, sino que dividen aún más a la nación", señalaron los prelados.

Las manifestaciones dañando comercios establecidos desataron una difusión de rumores. Posible saqueo a casas. "Hacemos un llamado al discernimiento de lo que leemos o escuchamos en las redes sociales de Internet. Necesitamos ser constructores de paz. Las expresiones violentas sólo generan violencia".