Economía

Sigue pillaje en Veracruz, Medellín y Boca; 15 mil comercios cerrados

enero 06, 2017

Veracruz, Ver.- Más de 24 horas consecutivas de saqueos y vandalismo en la zona conurbada Veracruz, Boca del Río y Medellín que suman más de un centenar de comercios robados y pérdidas superiores a los 100 millones de pesos.

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Veracruz reportó a través de su presidente José de Jesús Muñoz de Cota Sampieri, el cierre del 70 por ciento de los negocios de la conurbación, que implica cerca de 15 mil.

Se reportan al menos tres muertos, uno por atropellamiento en Agua Dulce confirmado por las autoridades y dos más, baleados, en la colonia El Coyol en el puerto de Veracruz.

El gobernador del estado, Miguel Ángel Yunes Linares, anunció la llegada de 250 elementos de la Policía Federal (PF para combatir los saqueos.

Indicó que –hasta el cierre del a edición– había 155 detenidos en toda la entidad veracruzana por los hechos relacionados con los bloqueos.

"La Policía Naval, la Policía Federal a partir del día de hoy redoblarán la vigilancia, la personas que sean sorprendidas llevando a cabo actividades vandálicas, robando, o desarrollando cualquier otra actividad ilícita van a ser detenidas y pueden estar en la cárcel 10 o más años", explicó.

Cronología

A las 6:00 horas, tal y como estaba programado, uno tras otro autobuses de pasajeros urbanos y foráneos se estacionaron ocupando varios carriles de las principales avenidas de la zona conurbada.

Los conductores descendieron y formaron una suerte de retenes, detenían específicamente a los taxistas que estuvieran transportando a algún cliente; obligaban, verbalmente, a los ciudadanos a bajar de la unidad, y al conductor le recomendaban no trabajar.

En Rafael Cuervo, una mujer mayor bajó iracunda del taxi, miró con severidad a uno de los jóvenes conductores que parecía divertido con la situación y le asestó una cachetada. Se retiró caminando enfurecida; tenía que llegar a trabajar. El conductor y sus otros compañeros rieron.

Una camioneta de tacos de guisado se estacionó en doble fila en esa zona; aprovecharon para venderle alimento a todos los conductores que se hallaban ahí en paro; paradójicamente sus patrones, los miembros de la Asociación de Transportistas; desayunaban en un fino restaurante de la zona; donde después ofrecerían una rueda de prensa en la que se deslindaban de los actos violentos.

En Ejército Mexicano un grupo de conductores comenzó a apedrear algunas unidades de transporte como AU que pasaban por la zona.

Mientras tanto comenzaron a reportarse saqueos en varias tiendas de conveniencia del centro histórico, Contino y Famsa quedaron prácticamente destruidas y vacías. Los cristales de los escaparates quedaron hechos añicos, crujiendo bajo el paso de los policías y curiosos. Dentro, sólo anaqueles vacíos volcados en el suelo.

Al filo de las 10:00 horas se reportó que la central de autobuses ADO había suspendido las corridas. "Únicamente haremos transferencias", explicaba una de las chicas que le correspondía atender la larga fila de personas que se quedaron varadas.

Las afueras del "Penalito" de Playa Linda estaban bloqueadas por familiares de los detenidos por los disturbios. Esperaron toda la noche y parte de la mañana para recibir informes al borde de la desesperación.

Perdieron la paciencia y bloquearon el acceso para las patrullas y la avenida que conduce al inmueble.

El ambiente era hostil, los familiares molestos ante la falta de informes se alteraban a la primer provocación; hasta que llegó el componente que faltaba; dos patrullas que transportaban detenidos.

Mujeres y hombres se tomaron de las manos para evitar dejar pasar las unidades, la puerta tras ellos se abrió y un contingente de unos treinta uniformados salieron para intentar abrir a los manifestantes y permitir la entrada de las unidades.

Entonces todos se hicieron uno, comenzaron los empujones, jaloneos, los gritos llenos de improperios y el crujido de las descargas eléctricas. Los policías se replegaron mientras los familiares de los detenidos usaban piedras como proyectiles en contra de los efectivos.

El enfrentamiento se repitió en tres ocasiones más, la última en contra de un autobús que trasladaba elementos de granaderos.

Se agrava situación

Chedraui Ponti, ubicado en la zona norte del puerto de Veracruz y la primer tienda atacada el miércoles por la noche, fue prácticamente vaciada.

Hombres, mujeres y niños se aglomeraron fuera de las instalaciones, pasaron por la pequeña entrada que quedó libre y ante la vista de los pocos policías que había en la zona, ingresaron al recinto.

Botes de basura, contenedores de plástico, hieleras industriales, cobijas, retazos de telas, bolsas de plástico, cubetas y cualquier objeto era usado para transportar abarrotes; los más osados usaron planas o diablitos para sacar incluso refrigeradores. Los policías únicamente detenían a las personas que había tomado aparatos electrónicos y los detenían.

En el Soriana y Coppel ubicado en la zona del Núcleo, también se registró un saqueo similar, sin embargo la policía sí realizó algunos disparos al aire para intentar dispersar a la turba que buscaba cualquier resquicio para introducirse.

Un video en Facebook muestra el momento en que unos sujetos avientan piedras al camino de un elemento de tránsito que viajaba en su motocicleta, logran derribarlo; él prefiere dejar la unidad y correr para alcanzar a sus otros dos compañeros y salir del lugar.

A partir de este punto el saqueo no paró, grupos de motociclistas volvieron a reunirse en torno a las tiendas de conveniencia que ya habían sido comenzadas a vandalizar una noche antes. En la zona del Coyol la situación llegó al límite.

Los disparos dejaron a dos personas muertas tumbadas en el pavimento, a pesar de ello los saqueadores continuaban sus intentos. El ruido sordo de las balas retumbaba en el incómodo silencio de la ciudad. Puertas y ventanas cerradas en todas las viviendas aledañas a la zona.

Un Oxxo y un empeño que habían sobrevivido casi todo el día cayeron a merced de los saqueos; quedaron prácticamente vacíos. La noche cayó y los destellos de las balas que ya no eran disparadas al aire, sino directo hacia las personas que intentaban entrar a los centros comerciales llamaban la atención.

El conflicto se extendió por varias horas.

Después de las 21:00 horas, se reportaron detonaciones en Puente Moreno, donde se ubica otro Aurrerá que estaba siendo saqueado.

Por primera vez en las más de 24 horas de conflicto se tuvo conocimiento de civiles armados abriendo fuego contra policías. Se generó una pequeña persecución en este fraccionamiento. La refriega duró más de 40 minutos. Los vecinos de la zona buscaron la manera de protegerse unos a otros.

Durante la noche siguieron reportándose ilícitos, cristalazos y saqueos en tiendas, sujetos sospechosos a bordo de motocicletas. Se espera la presencia de autoridades federales en las próximas horas. Mientras tanto las sirenas no han parado de sonar.