Política

Gobierno instiga caos para reprimir quejas por gasolinazo: transportistas

enero 06, 2017

Orizaba, Ver.- El gobierno de la República le apuesta a reventar las protestas sociales por el aumento a los combustibles, para controlar la inconformidad. Recurre a la creación de escenarios de pánico y violencia, "para utilizar todo el aparato represivo", advierte David Estévez Gamboa, dirigente de la Asociación Nacional de Transportistas; calcula que por el incremento a los precios de los combustibles por lo menos 60 por ciento de los micros y medianos transportistas quebrarán.

La intención del gobierno federal y en los estados en donde se realizan las manifestaciones sociales es crear incertidumbre y pánico para asustar a la población y evitar que salga a manifestarse. Considera que recurren a esa táctica para crear más inestabilidad; son ellos mismos los que generan los saqueos en las tiendas departamentales pero tratan de culpar a la población para iniciar la represión, por lo que no tarda en haber mayores acciones de este tipo mediante las fuerzas armadas.

La medida se toma, dijo, "debido a que el gobierno federal no quiere atender el reclamo que tenemos no sólo los camioneros, sino todo el país en el tema del incremento a los combustibles. Lo que pedimos es un reajuste en los precios recién autorizados, que regresamos al precio anterior porque hay un gran daño a la economía de los mexicanos.

"El gobierno es insensible ante los reclamos que hacemos la mayoría de los mexicanos, hay que ver que en caso todo el país, hay levantamientos sociales, es la gente que está harta de tantos hechos de corrupción de sus gobernantes. Los saqueos no son justificables, pero igual es reflejo de un hartazgo por las condiciones en las que nos ha metido".

El paro de camioneros, expresa, se debe a que los patrones quieren mantener los mismos pagos por los servicios, es decir no toman en cuenta el incremento a los combustibles; reconoce que por lo menos 60 por ciento de los camioneros, micros y medianos, "están en riesgo de quebrar, debido a que es insuficiente el costo que se nos paga por el servicio, por eso decidimos parar los camiones, ya no vamos a trabajar como otra de las formas de protestar.

"En el país se calcula que al menos 80 mil camioneros dejemos de trabajar, porque no hay condiciones de seguridad, además del problema económico que se generó a raíz de los incrementos en los combustibles. No sabemos qué hacer sin trabajar, pero es una medida que nos obligan a tomar".

En tanto, en la zona centro del estado, este jueves se realizó la segunda manifestación de camioneros, pero integrados a la Asociación Mexicana de Organizaciones de Transportistas AC (Amotac). La marcha salió desde los límites de los municipios de Córdoba y Amatlán para llegar a la colindancia de Veracruz con Puebla.

A vuelta de rueda, los camioneros circularon los casi 50 kilómetros de distancia entre esos dos puntos con la misma postura: que se elimine el incremento a los precios de los combustibles. La marcha en determinado momento bloqueó el tránsito vehicular en la autopista México-Veracruz, tramo Nogales, debido a la presencia de vehículos de carga pesada. Se espera que en el transcurso de esta semana, las manifestaciones por el mismo tema continúen.