Sociedad y Justicia

Turba que irrumpió en Aurrerá de Paso del Macho iba armada y tomó una rehén

enero 06, 2017

Paso del Macho, Ver.- Un grupo numeroso de jóvenes a bordo de motocicletas entró a saquear Bodega Aurrerá este jueves, provocando que el equipo de vigilancia interno de la empresa realizara disparos al aire para repelerlos.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 3:50 de la tarde, luego de haberse convertido en "crónica de un vandalismo anunciado", porque era sabido de las autoridades que a través de redes sociales se estaba convocando para hacer ese acto delictivo.

El acto se realizaría en Aurrerá y Coppel, según los mensajes por texto compartidos masivamente. Las personas esperaron a que la prensa se retirara al ver que no ocurría nada y de repente salidos de la nada comenzaron a sacar artículos eléctricos sin pagar.

Una empleada intentó detener a uno de los sujetos, pero fue tomada como rehén apuntándole en la nuca con un arma de fuego. Personal de seguridad trato de enfrentar a los sujetos sin embargo, de repente se realizaron disparos de no se sabe qué parte, que generaron pánico entre los clientes ahí reunidos y los sujetos comenzaron a huir a bordo de motocicletas, inclusive un par de ellos se cayó con todo y moto y artículos en su poder frente a Aurrerá, ante la vista de los clientes.

Una joven salió sangrando del establecimiento y fue llevada por sus propios medios al Seguro Social, con una lesión en la cabeza.

Los testigos mostraron inconformidad porque luego del atentado, la policía municipal llegó con una patrulla de la que bajó un elemento y tomó una foto de su patrulla estando en el lugar de los hechos a posteriori, y se retiró sin tomar datos.

El caso se generalizó luego, teniendo que ir padres de familia por sus hijos a las escuelas primarias y secundarias en el turno vespertino, los comercios cerraron, la gente corría nerviosa.

El personal de Aurrerá manifestó que no están autorizados a dar declaraciones. Pero evidentemente la parte de electrodomésticos fue la más afectada.

Aun cuando era público que iba a ocurrir este acontecimiento, no hubo reforzamiento se la seguridad. Todos sabían en las redes sociales del peligro latente.

Los comercios en general cerraron, lo mismo que Coppel, que era uno de los objetivos de la multitud. La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) llegó muy tarde y la municipal no persiguió a nadie ni hubo detenidos, cabe mencionar que en el lugar se encontraron casquillos.