Política

Loret de Mola: su malsana inmadurez

diciembre 17, 2016

¡Merolico, Merolico¡ ¿Quién te dio tan grande pico!

Grito de los pilluelos en 1879. Del facsímil de Filomeno Mata, México 1880, pág. 10.

1.- La semana pasada por medio del Facebook, me enteré de la visita que efectuó, Andrés López Obrador al programa conducido por el joven Loret de Mola. Dije, fue un encuentro, pues de entrevista no tiene nada, ya que nunca se advirtió un orden en los interrogatorios, tal como lo hacen los profesionales de la comunicación. Los tres –animadores–, que no locutores, se dieron vuelo haciendo un verdadero show desagradable, soltando interpelaciones a diestra y siniestra, incluso levantado la voz, lo cual molesta al televidente pensante, inclusive se quitaban la palabra, entre ellos, tal como lo hacen en los programas de regocijo popular.

El nivel de reflexión o de pensamiento interrogativo de Loret de Mola es malsano, en el cual se denota su enorme inmadurez, para estar al frente de un noticiero de la empresa de comunicación más importante de habla hispana. De ahí su repercusión dentro de las redes, quienes en su mayoría reprobaron las actitudes de los tres presentadores. Este tipo talante, perjudica no sólo a la compañía que les da trabajo, sino también al país, pues se quiera o no, AMLO representa el sentimiento de millones de mexicanos. Y quizás con una entrevista, más seria y competitiva, bien se podría entender de mejor manera, del cómo un político tiene la visión del presente y futuro de la nación.

2.- Es histórico que ésta casa televisiva se ha distinguido por estar del lado del gobernante en turno. Lo cual no es gratuito, pues debemos entender que ésta organización privada, sólo es propietaria de sus instalaciones, más no del espacio de la telecomunicación. Ya que este es sólo una concesión del Estado mexicano, de acuerdo a su Constitución Política.

No obstante, Televisa ha tenido grandes locutores que lograron entrevistas de un alto nivel. Uno de ellos fue Jacobo Zabludovsky Kraveski un abogado y periodista de ascendencia judeopolaca, conocido principalmente por haber conducido durante 27 años el noticiero 24 horas. Además, es considerado por muchos un icono del periodismo mexicano, y fundador de esquemas de noticieros que no existían antes de 24 horas. Muchos de los actuales reporteros en México, fueron alumnos formados por él, dado que les dio la primera oportunidad de trabajar en televisión.

Asimismo, Guillermo (Memo) Ochoa, otro gran informador y locutor mexicano, quien nació en la Ciudad de México, pero vivió su infancia y juventud en Toluca. Trabajó en varios diarios como el Novedades, Excélsior, la revista Siempre y El Universal, periódico que dirigió antes de pasar a la televisión como conductor matutino del programa Hoy Mismo en sus diferentes etapas. Fue Director General de Editorial en Televisa donde inicio las revistas Buenavida y Activa.

3.- De ninguna manera se trata de hacer comparaciones, pero las grandes deformaciones que sufre el joven Carlo Loret de Mola, son gravísimas, ya que proviene de una familia de tradición periodística iniciada por su abuelo, Carlos Loret de Mola Mediz, quien fue además gobernador de Yucatán y su padre, Rafael Loret de Mola, también periodista y escritor. Sobrino de Alberto Loret de Mola, quien estuvo al frente de diario Milenio en Veracruz.

La verdad es que Carlitos tiene un estilo poco serio, se comporta como un "amarra-navajas", recordaran tan sólo la entrevista que le hizo a Javier Duarte, azuzando a Miguel Ángel Yunes. Así lo hizo con Salinas y presidentes del PAN y PRI, para hacer un show con AMLO. Carlitos con esta manera de actuar, pierde lo ganado en otras actividades periodistas. Su deformación tal vez sea impuesta por los patrones que usa Televisa, pero la realidad es que le puede pasar como a Jacobo y a Memo, que cuando los corrieron se arrepintieron de todo lo que hicieron por quedar bien con su patrón.

De esta entrevista se han montado muchos golpeadores, incluyendo al Universal, los que retoman lo más abstracto y manipulable de la entrevista, para desacreditar a AMLO, todos ellos viven en el mismo cobertizo. La pregunta es cómo los mexicanos podemos tener una educación política, ante la negación contagiosa de los medios ■