Política

ECP* El mundo en manos de sociópatas

noviembre 16, 2016

Los corporativos farmacéuticos poseen uno de los más poderosos cuerpos de lobistas en el Congreso. Han sido denunciados desde muchos flancos por su obsesión por sobreponer sin misericordia los intereses de sus accionistas y maximizar las ganancias antes que ocuparse de lo que dicen ser su objetivo, curar.

Hace años que se sabe de su activa oposición al acceso natural a los tetrahidrocannabinoides que probadamente curan el cáncer y enfermedades como la epilepsia y la esquizofrenia (Ver ECP 27, mayo 2013, http://www.jornadaveracruz.com.mx/Post.aspx?id=130527_041415_521).

Con Donald Trump en la presidencia estadounidense, es altamente probable que los corporativos farmacéuticos reafirmen su poder y recuperen el terreno que han perdido frente la búsqueda de curas fuera del esquema de la industria farmacéutica.

Hace un par de días, después de reunirse con el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Michael McConnel, el presidente electo estadounidense soltó una frase sobre la reforma que pretende en la Administración de Alimentos y Drogas (FDA por sus siglas en inglés) para poner mayor énfasis en la necesidad de los pacientes tengan acceso a productos médicos nuevos e innovadores".

Una frase vaga pero con un contenido ominoso por sus implicaciones, si nos atenemos al perfil del que será el nuevo presidente de los Estados Unidos en caso de que no prospere el juicio político que se sugiere ya en varios periódicos y revistas estadounidenses.

Podría parecer casi inocua, pero los esfuerzos para integrar las preferencias de los pacientes y fomentar la expansión a menudo dan lugar a propuestas destinadas a acelerar el proceso para introducir nuevos medicamentos en el mercado por la vía de suavizar las regulaciones. Varios observadores sostienen que tales esfuerzos debilitan los estándares en el lugar para proteger a los pacientes de medicamentos que no funcionan o podrían ser perjudiciales.

Lo cierto es que nadie está seguro acerca de la dirección que tomarán las cosas en la política norteamericana bajo la administración Trump, en la mayoría de los temas la perspectiva es simplemente ominosa. Pero la idea de la rápida aprobación de los medicamentos y productos cuenta con aceptación, lo que hace probable sea uno de los objetivos en cuanto a planes de salud ganar apoyo en ambas alas del congreso. La industria farmacéutica, que se había preparado para defender su modelo de negocio y la fijación de precios en una posible presidencia Hillary Clinton, ahora ve la oportunidad en lugar de agilizar el proceso de aprobación de medicamentos. La industria se queja de que es oneroso, burocrático y que obstaculiza la competencia. La agencia Reuters, reporta que el complejo farmacéutico de EE. UU. Se ha visto afectado por los medicamentos genéricos, la investigación, el desarrollo y la competencia de las compañías farmacéuticas extranjeras. Así, la frase de Trump al respecto ha sido interpretada como indicador de que sus decisiones favorecerán más a los intereses corporativos que a los gobernados y electores que votaron por él, lo que coincide con su decidida y explicita oposición al Obama Care que prometió desmantelar.

Stephen Ubl, presidente y director ejecutivo de PhRMA, el grupo lobista para la industria farmacéutica, enfatizó en un comunicado la importancia de las soluciones que "mejoran el mercado privado". Este señor fue CEO y Presidente de AdvaMed Dx y fue vicepresidente ejecutivo de Relaciones Gubernamentales.

Como Dice Noam Chomsky: "El 8 de noviembre, el país más poderoso de la historia del mundo y que marcará en el futuro, tuvo una elección. El resultado ha dado el control total del gobierno - ejecutivo, el Congreso, la Suprema Corte - en las manos del Partido Republicano, que se ha convertido en la organización más peligrosa en la historia del mundo."

El equipo de transición del presidente electo es alarmante. Tres de sus hijos se encuentran en él y ninguno tiene la mínima experiencia en asuntos de gobierno. Mucho menos en temas de seguridad, militares o armas estratégicas.

Steve Bannon, ex líder de la plataforma racista en línea Breitbart, será asesor titular en la Casa Blanca, puesto que no requiere de la aprobación del Senado. Según el Southern Poverty Law Center, Bannon fue el principal impulsor de Breitbart para convertirse en eje de la propaganda etno nacionalista blanca, antisemita y acusado por abuso doméstico por su ex esposa.

Los grupos neofascistas de supremacía blanca están de plácemes porque suponen que Bannon mantendrá a Trump en la línea de sus promesas de campaña: racista y neo fascista. Por lo pronto los hostigamientos contra negros y judíos se extienden por el territorio norteamericano en un renacer del extremismo ideologizado. La actriz Emmy Rossum es una de las últimas víctimas de la ola Trump de delitos del odio y el acoso de las comunidades minoritarias homosexuales y afroamericanas.

Entre esto, la probable reactivación de la industria del carbón mineral, las petroleras, las farmacéuticas y un equipo de transición de terror, la suerte parece estar echada.

*Es Cosa Pública