Política

Bienestar y confianza

junio 12, 2016

En los poco más de 200 años de historia como país independiente, se ha pasado por capítulos traumáticos diversos. Dos invasiones extranjeras, varias guerras civiles, una guerra sucia reconocida a regañadientes pero que aún no es incorporada a las lecciones de la historia contemporánea del país. La creación de un sistema de reproducción política inspirado en los corporativismos fascistas, especialmente el italiano, que años después sería brillantemente resumido en el concepto de la dictadura perfecta. Sistema que fue culturalmente aceptado e integrado sin mayores obstáculos, en buena medida, porque con base en él este país conoció una época de progreso y distribución de la riqueza como nunca antes. Se le llamó "el milagro mexicano", resultado de lo que después fue conocido por el modelo económico del "desarrollo estabilizador". Duró de mediados de los años 50 hasta 1970, fecha en que dio inicio el gobierno de Luis Echeverría.

Fue una época de bonanza para el país: se creó una inmensa clase media basada en el trabajo asalariado obrero y había un sentimiento generalizado de seguridad; las relaciones de confianza fluían sin trabas y el pacto corporativo retribuía, y por eso era aceptado.

Los años 70 fueron los primeros pasos hacia la inflexión neoliberal, el desastre económico de dos gobiernos al hilo llevó a una nueva clase de tomadores de decisiones educados en universidades estadounidenses a imponer los dogmas neoliberales. El deterioro acelerado de los niveles de bienestar, el desempleo y el crecimiento geométrico de la pobreza dieron al traste con el capital social que se había construido y con las relaciones sociales de confianza.

En muy buena medida es lo que explica la onerosa irracionalidad de un sistema electoral que genera relativa aceptación en los resultados, pero no confianza. Porque el bienestar y la expectativa de bienestar son fundamentales para las relaciones de confianza que, al final del día, harán confiable y económicamente prudente un sistema de reproducción política.