Política

Un mural apasionante

abril 29, 2016

Este sábado 30 de abril del 2016, se conmemorará, como cada año, la Batalla de Camarón, y junto a un mural de Teodoro Cano y otro de Omar Mañueco, se inaugurará el que los entusiastas gestores del naciente museo Muacamarón me pidieron que también realizara, para recordar aquel dramático encuentro entre nuestro Ejército y el de la Legión Extranjera de Francia.

La inauguración de estos murales se efectuará en el provisional Museo de la Estación, que ciertamente, tiene el valor patrimonial de haber sido la estación del ferrocarril por la que pasara, en aquellos años, el tremendo convoy de cañones y la más avanzada artillería reforzada con carros blindados, cargados de lingotes de oro, para negociar el sustento de las tropas. Aquel ejército, enviado por Napoleón III, tendría que lavar la afrenta al orgullo francés, infringida por el triunfo del general Ignacio Zaragoza. Mientras ese contingente se dirigía hacia Puebla, otro batallón había quedado en el puerto de Veracruz afectado por la fiebre amarilla. Por esta razón se mandó a la Legión Extranjera a explorar si por aquellas selvas había guerrilleros y se descubrieron finalmente algunos que se encontraban en pleno fandango. Sin embargo –paradojas de la Historia–, en lugar de disparos se compartieron tragos de pulque y de aguardiente, ante el embeleso de algunas "chinas" por ciertos apuestos jinetes franceses.

Los datos no me resultan del todo claros, lo cierto es que en algún momento aquella Legión –en la que, si bien se podían contar hasta aventureros de familias imperiales, u otros cuántos como el músico Noel Coward, los más eran ex presidiarios: árabes, turcos y africanos–, fue acorralada por el Ejército mexicano, al mando del coronel Francisco de Paula Millán, enviado por el presidente Benito Juárez. Este contingente que apareció reforzado por campesinos armados, hizo replegarse a los invasores extranjeros precisamente frente a la estación, en una hacienda abandonada de nombre "La Soledad".

Para mí como pintor, y porque me fascina la Historia, esta encomienda me permitió entender a fondo la trascendencia de la Batalla de Camarón que fue mucho más allá de la defensa heroica de los Legionarios, más allá incluso del gesto noble del Ejército mexicano, que en lugar de aniquilar a los invasores los atendió con su personal médico para enviarlos a los hospitales cercanos.Francia, celebrar cada año con banderas e himno esta "gloriosa derrota", como llaman el acontecimiento, y tiene como respuesta diplomática por parte de México la enumeración de nuestros compatriotas muertos en combate y los acordes de nuestro también sublime Himno Nacional.

Durante el proceso de investigación para mi mural, pude llegar a comprender que esta segunda derrota a los invasores franceses, hiriente en el ya escaso prestigio del golpista Napoleón III, autonombrado Emperador, contribuyó a su caída; y con ella, al glorioso surgimiento de la Comuna de París, semilla del socialismo, de los derechos del proletariado y de la mujer. En fin, de ese importante evento que vio nacer la conciencia de que los pintores, los escritores y los músicos que se aliaron a ella nos marcaron el camino: quienes no comprometen su arte con la evolución de la humanidad, están muertos en vida.

La conmemoración de la batalla de Camarón suele estar presidida por el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, y parece que también se contará con la asistencia del Presidente de la República. Pero detrasito, en el Museo de la Estación, por voz y corazón del pueblo de Camarón y presididos por su presidente municipal, Eduardo Armas, se inaugurarán los tres murales. Felicidades al doctor Jesús Arturo Salas Segura y a la doctora Lizbeth Alarcón Tejeda, fundadores del Muacamarón.