Política

Padecen mujeres en Veracruz violencia y desigualdad laboral, admite legisladora

marzo 09, 2016

"Ser mujer en Veracruz, significa en la mayoría de los casos recibir de nuestra sociedad un trato desigual, discriminación y violencia", expresó la diputada local Mónica Robles Barajas, quien dijo que a pesar de los avances, sigue habiendo discriminación de género.

Resaltó que el feminicidio, como manifestación extrema de la violencia de género ha dejado de ser nota exclusiva de Ciudad Juárez, para colocar a Veracruz en los primeros lugares de tan lamentable estadística.

"Esta situación está presente en todas las esferas de nuestra vida: en la familia, en la comunidad, en el trabajo, en la escuela, en las organizaciones políticas, es decir, en los ámbitos público y privado, y se concentra de manera principal en el ámbito del acceso al ejercicio de los derechos humanos", agregó.

La legisladora local reconoció los avances innegables hacia una mayor igualdad entre mujeres y hombres en diversos ámbitos de la sociedad, sin embargo la exclusión de las mujeres sigue levantándose como una enorme barrera para el desarrollo de México y particularmente de Veracruz.

Señaló que de acuerdo a las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 50 por ciento de las mujeres mexicanas han vivido algún episodio de violencia física, generalmente por parte de sus parejas o familiares cercanos. También indicó que las mujeres ganan hasta 50 por ciento menos que un hombre desempeñando exactamente el mismo trabajo, además que una de cada cuatro familias mexicanas están encabezadas por una mujer que enfrenta sola la manutención de sus hijas e hijos.

"Las mujeres nos hemos convertido en el grupo de mayor incidencia de VIH/Sida, infectadas por nuestras parejas estables dado el poco poder de negociación que tenemos para incidir en el uso de un preservativo", añadió.

Mónica Robles Barajas indicó que 70 por ciento de las mujeres que trabajan, lo hacen en el sector informal, lo que se traduce en un menor acceso a seguridad social y a servicios de salud, y más aún, "las mujeres seguimos sosteniendo la mayor carga de las labores del hogar y el cuidado de los más vulnerables lo que implica dobles y triples jornadas de trabajo, en detrimento directo de nuestra salud física y mental".