Sociedad y Justicia

A 25 años de explosión de Anaversa, grupos ambientalistas exigen poner alto definitivo

marzo 08, 2016

Córdoba, Ver.- Un alto definitivo al tema Anaversa, pidieron ambientalistas de diversas agrupaciones a unos días de que se cumplan 25 años de impunidad, por lo que hicieron un fuerte pronunciamiento al alcalde Tomás Ríos Bernal para que intervenga.

"En la ciudad de Córdoba del estado de Veracruz, el 3 de mayo de 1991 la empresa Agricultura Nacional de Veracruz, (Anaversa) se incendió y explotó. En esta empresa se formulaban y almacenaban plaguicidas. Este grave accidente industrial no sólo causó la dispersión de los plaguicidas en el medio ambiente, sino que la combustión de ellos generó dioxinas y furanos, sustancias altamente tóxicas y persistentes".

Con este recordatorio, iniciaron su pronunciamiento los ambientalistas de la Asociación de Asistencia a los Afectados por Anaversa, A.C.; Cuerpo Académico Riesgos Socioambientales y Vulnerabilidad de la Universidad Veracruzana (UV); Ambiente y Salud, AC; Centro de Ciencia y Desarrollo de la Complejidad Humana; Asamblea de Iniciativas y Defensa Ambiental A.C. y Centro de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría de la UV.

Pese a la insistencia del representante legal de Anaversa, los expertos hicieron énfasis en la gravedad del tema de contaminación, como es el caso de las dioxinas que tienen elevada toxicidad y pueden provocar problemas de reproducción y desarrollo, así como provocar daños en el sistema inmunitario e interferir con hormonas, causando cáncer.

Rechazaron de manera tajante que todos estos agentes contaminantes puedan haber desaparecido, pues con base en investigaciones se ha descubierto que estas sustancias permanecen en el ambiente por décadas, de tal forma que ningún estudio podría validar que han desaparecido, sin antes no ha sido sometido a una remediación ambiental.

Asimismo, apuntaron también las anomalías en que incurrió esta empresa que no indemnizó a nadie, y pese a ello, sigue operando en otras partes del país como en el estado de Puebla, donde ya se han dado otros accidentes químicos.

Grupos ambientalistas recordaron que toda esta serie de anomalías sin resolver llevaron a presentar –en ese momento– una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), instancia que reconoce una clara violación a los derechos de la población, por lo que emitió una recomendación para que los entonces secretarios de Salud y Desarrollo Urbano y Ecología (Semarnat) repararan los daños, así como que brindaran atención médica especializada a los afectados y establecieran una vigilancia epidemiológica de larga duración, lo cual, tampoco se cumplió.

Ya que el 3 de mayo se cumplen los 25 años de este fatal accidente, ambientalistas realizan enérgicamente las siguientes demandas:

1.- Pedimos que el inmueble de Anaversa sea señalado como un sitio peligroso, ya que es pasivo ambiental contaminado y libera materiales o residuos peligrosos.

2.- Solicitamos que los responsables de la contaminación, es decir, la empresa, dueños actuales del predio o, en su ausencia, el Estado, realicen la remediación del sitio (según los artículos 68, 69 y 70 de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos (LGPGIR).

3.- Manifestamos nuestra gran preocupación por la demolición de un sitio contaminado que debería estar bajo resguardo de la autoridad como un pasivo ambiental.

4.- Estamos preocupados por la exposición a sustancias peligrosas de los trabajadores que realizaron la demolición, así como de todos los habitantes de la zona y los transeúntes en el momento de la demolición que fueron expuestos a altas cantidades de dioxinas y furanos.

5.- Solicitamos la puntual vigilancia del predio por parte de las autoridades, ya que existe una intención explícita de los actuales dueños de vender el predio, como se ve en los anuncios que están en la puerta del predio.

6.- Solicitamos que se realice a la brevedad una investigación a fondo sobre este caso, donde los responsables respondan ante la ley y la sociedad.

Y es que el tema que por varios años pareciera haberse olvidado, vuelve a resurgir en el 2014 con la intención del municipio de realizar en el inmueble de Anaversa un mercado.

En febrero del presente año, los dueños del predio, representados por Federico Garmendia, realizaron trabajos, demoliendo lo que fueron las oficinas y la planta formuladora de plaguicidas, por lo que la población reclama una solución definitiva a este tema.

Tras los preocupantes hechos, ambientalistas se unieron para demandar un freno a esta línea histórica de omisiones y falta de atención a una grave problemática, que ha causado este dolor en una población y afectaciones irreversibles en el medio ambiente.