Municipios

Solapa Profepa contaminación en valles y barrancas de Zongolica: ambientalista

febrero 05, 2016

Tequila, Ver.- Los valles y barrancas de la sierra de Zongolica y del Pico de Orizaba, en al menos tres municipios, registran altos grados de contaminación ambiental, los alcaldes ordenan su uso como tiraderos clandestinos de basura y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), aunque ya fue notificada, solapa la polución al omitir realizar las inspecciones y en todo caso las sanciones correspondientes.

De acuerdo con Luis Trujillo Reyes, ambientalista de la sierra de Zongolica, el problema de los tiraderos a cielo abierto en los cerros de esta zona, "es bastante grave, pero que en algunos casos es solapado por los mismos alcaldes, en su momento los grupos ambientalistas, hemos alertado a la Profepa sobre la presencia de una serie de tiraderos, en especial en los municipios de Magdalena y San Andrés Tenejapan que aunque son fuente de contaminación, no han sido siquiera inspeccionados".

Expone que esos basureros a cielo abierto funcionan bajo la complacencia de las autoridades municipales quienes guardan un silencio y son cómplices de esta actividad ilícita; en las últimas semanas han aparecido algunos lugares donde, personas sin escrúpulos, llegan a depositar residuos domésticos, afectando con ello los ecosistemas de la zona.

En el caso concreto del municipio de Magdalena, explica, "su alcalde, Albino Tlecuile Tlecuile, quien al no tener un camión para la recolección de basura, ordena a sus empleados que arrojen los desechos de las escuelas a unas cañadas en la carretera a Tonalixco. Eso es muy grave".

En el municipio de San Andrés Tenejapan, señala que lejos de preocuparse por el tema de la contaminación, el munícipe carece de lugares en dónde enviar la basura y permite quemarla en domicilios particulares y hay afectaciones ambientales como el caso de un jardín de niños de la comunidad de Teopancahualco.

"Estas son razones suficientes para que funcionarios de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente realicen una inspección a los lugares donde funcionan los tiraderos clandestinos de basura, incluso a la orilla de la carretera federal de Orizaba-Zongolica".

Trujillo Reyes agrega que otro de los casos se vive en el municipio de La Perla, en la sierra del pico de Orizaba, "ahí el alcalde Joel Vásquez Lucas igual permite la contaminación de valles y barrancos que son utilizados de forma indebida".

El problema ambiental es serio, advierte, pues no sólo hay afectaciones mediatas, sino incluso a largo plazo debido a que los líquidos que la basura desprende en determinado momento contaminan los mantos freáticos y con ello se desencadena una serie de problemas que incluso puede afectar a la población.

Trujillo Reyes afirma que de igual forma la flora y la fauna de las regiones que son utilizadas como tiraderos a cielo abierto tienen perjuicios e incluso en algunos de los casos ocasiona la migración de animales o bien el incremento de roedores.