Política

Viven en el infierno de la incertidumbre los familiares de desaparecidos, “sólo queda la fe”

febrero 02, 2015

Veracruz, Ver.- Incertidumbre es el sentimiento contra el que estos padres, hijos y hermanos deben luchar, primero por días, que se convierten en meses y después en años, porque sus familiares no están ni vivos ni muertos, sino han caído en un limbo, y forman otra categoría, la de los desaparecidos. La fe es el último resquicio en donde se busca un poco de esperanza, sobre todo de paz.

Desde hace un año un mes, Cinthia Llinas Romero –que lleva los días contados con exactitud– vio por última vez a su hijo Mario Manuel Espinoza Llinas, un joven de 22 años que laboraba por las noches en el centro nocturno Estela, ubicado en una concurrida zona de antros y bares en el búlevar turístico de Boca del Río, de donde desapareció.

Ella y otros familiares de personas que se perdieron, de repente, como si se las hubiera tragado la tierra, se han unido para formar un colectivo en su búsqueda, pero también en oración. “Hasta la fecha no sabemos de nuestros familiares, de nuestros hijos, optamos por hacer misas, porque no sabemos qué es de ellos,esto nos llena un poco el alma, ayudarnos”, comentó en la Catedral de Veracruz, donde acudieron a una celebración eucarística.

Los primeros días fueron terribles para la familia Espinoza Llinas, pues no recibieron llamadas pidiendo rescate, sino sólo extorsiones, desde entonces aunque las autoridades, presuntamente están en su búsqueda, no han obtenido pistas reales. “Hacemos reuniones mensuales con él, ahorita está próxima una reunión y a ver qué avances hay, es para el 20 de febrero”, expresó.

Los familiares de los desa-parecidos son los que más presente tienen cuántos ciudadanos son de los que se ha perdido el rastro. “Hay muchas personas desaparecidas y a veces les cuesta reunirse, pero en Veracruz sí pasa, se desaparece la gente, y mucha”, afirmó.

La burocracia y la falta de compromiso de las partes inmersas en la investigación son algunos de los problemas a los que ha tenido que enfrentarse Llinas Romero, por ejemplo, su hijo desapareció del búlevar Manuel Ávila Camacho, donde hay varias cámaras del C4, sin embargo, misteriosamente los videos no estaban registrados. “Hasta la fecha nunca me entregaron cámaras, la solicité, que se había regrabado y que no había forma de saber, ahorita el antro Estela se llama Zona privada, el C4 respondió que sólo se veían puntitos negros”, explicó.

Francisco Roiz Pinzín acudió el 1 de agosto de 2013 a las oficinas de Transporte Público, era transportista y tenía una reunión con el delegado, sin embargo cuando salió fue interceptado por un par de vehículos y desde entonces no se le volvió a ver; su hermana, Carolina, se ha inmiscuido en las labores de la búsqueda, sin perder la esperanza. “Es triste ver que los casos avanzan cuando hay algo fuerte que los llama, su compañero periodista dieron con él y sabe la familia qué sucedió, en nuestro caso no es así”, expresó.

Los familiares se quejaron principalmente por la evidente diferenciación que existe entre el trato para ellos y el que se da a los casos que tienen que ver con personas de clase alta o periodistas, donde la presión es tal, que se ven obligados a resolverlos en un tiempo reducido. “Queremos pedirles que investiguen, tengo fe en Dios que algo ha de haber y que nos ayuden a investigar, si fuera su familiar lo encontrarían rápido, pero es un familiar de uno, de clase media, hemos visto que cuando son de Costa de Oro por ejemplo aparecen de inmediato”, dijo.

El encargado de oficiar la misa fue el sacerdote y vocero de la Diócesis de Veracruz, Víctor Manuel Díaz Mendoza, indicó que este proyecto es parte de uno que existe a nivel nacional para orar por la paz y justicia. “Por los familiares de desaparecidos y está el proyecto de obispos que se llama Por la paz, reconciliación y justicia en México y apoyar a familias en la oración, medio más eficaz para acercarnos a Dios”, comentó.

El sacerdote indicó que no importa cuáles fueron las circunstancias por las que desaparecieron, sino que al final del día todos son seres humanos con familias preocupadas que tienen derecho a saber.

Veracruz, en primeros lugares de secuestro

Veracruz permanece como una de las entidades con un alto número de secuestros, aun cuando el gobierno ha tomado acciones para crear fiscalías especializadas y grupos de atención a víctimas. Orlando Camacho Nacenta, director de la organización México SOS, refirió que desde hace un año y medio, se analizó la situación de violencia en el país y se detectó que uno de los principales problemas, era el crecimiento en el índice de secuestros.

Señaló que existe una estrategia nacional para el combate de este delito, lo cual ha comenzado a tener algún impacto en algunos estados. En Veracruz, el avance es muy lento, de acuerdo con las cifras del Sistema de Seguridad Nacional, se encuentra en el quinto lugar en materia de secuestros, detrás de los estados de Tamaulipas, México y Morelos, y dentro de los primeros 10 en el número general de delitos, tanto del fuero común como federales. “En el último mes encontramos en algunas ciudades tendencia a la baja en delitos y esperamos que esto se mantenga en el año”, agregó.

El representante de la asociación civil indicó que en Veracruz se han comenzado a instalar unidades antisecuestros por parte de la Procuraduría del estado, los cuales deben de dar resultados en los primeros seis meses. Dijo que existe un presupuesto asignado por parte de la Federación para el combate a este delito y en los estados se tienen que registrar avances a corto plazo. “En Veracruz esperaremos buenas noticias, con el montaje de las unidades especiales, hay un presupuesto asignado, y se espera que haya dos o tres en el estado”, expuso el especialista en seguridad.

Orlando Camacho manifestó que en entidades como Tabasco, que estaba en los primeros lugares, han logrado frenar este delito en un año y hay avances en otros delitos de alto impacto para la sociedad.