Política

Confirma Segob fracking, niega daño al ambiente

agosto 02, 2014

Veracruz, Ver.- El gas shale podría comenzar a explotarse en el Activo Integral Poza Rica-Altamira, reconoció el delegado de la Secretaría de Gobernación en Veracruz, Alberto Amador Leal, a pesar de las evidencias negativas de la explotación de la roca lutita.

Al cuestionarlo sobre las críticas y evidencias negativas que la explotación del gas shale ya ha generado en Estados Unidos, el funcionario afirmó que es un falso debate. “La tecnología ha avanzado de forma suficiente para conciliar exploración y producción en áreas no convencionales como lo son el del gas shale y los reservorios de Aceite Terciario del Golfo en Chicontepec, que geológicamente son muy dispersos, de baja presión y permeabilidad, y que requieren técnicas especiales”.

Aseguró que se trata de una explotación racional que cuente y al mismo tiempo cuide el medio ambiente, sin embargo la extracción de este energético, del que México cuenta con el cuarto lugar de las reservas mundiales, con 681 millones de pies cúbicos de gas en el subsuelo, podría traer consecuencias graves en materia ambiental.

Para lograr extraer el gas shale se utiliza la técnica del fracking que consiste en una estimulación artificial hecha con agua y químicos a las rocas lutitas. Arthur Berman, opositor al gas shale indicó (Reporte Índigo 10/4/13) que este energético es un proyecto muy riesgoso, pues hay evidencias de acuerdo a la explotación que se ha hecho en Estados Unidos, del grave impacto ambiental, gran gasto de agua además de pérdidas millonarias a las compañías petroleras. La explotación de un pozo de shale en Estados Unidos cuesta de 3 a 10 millones de dólares.

A pesar de esta situación el gobierno mexicano, en este caso el delegado de la Segob en Veracruz, uno de los puntos donde se haría esta explotación, insisten en dejar de lado estas evidencias y centrarse en el discurso de que se prevé un cuidado y vigilancia del medio ambiente en el sector de los hidrocarburos. “Habrá un consejo participativo de agrupaciones ecologistas de las propias autoridades locales y habrá una agencia que se encargará de este equilibrio”, señaló.

Indicó que el tema de la energía es futuro y se tiene que planear cómo se hará frente a la necesidad de energía y de agua; una paradoja en el tema del shale es la factura hidráulica que traerá a México y en este caso a Veracruz.

De acuerdo con estudios realizados por Greenpeace para lograr la técnica de extracción del gas shale es necesario realizar cientos de pozos en un área, cada uno de ellos se separa por .6 a 2 kilómetros; posteriormente se le inyectan millones de litros de agua cargados con un cóctel químico y tóxico; se estima que se requieren entre 9 mil y 29 mil metros cúbicos de agua para las operaciones de un solo pozo.

Las fugas de metano a la atmósfera, que incrementarían el efecto invernadero, son el doble de lo que la industria del shale indicó; de acuerdo con estudios realizados por la National Oceanic and Atmospheric Administration y por la Universidad de Colorado, en la cuenca Denver-Julesburg en Estados Unidos las fugas son del 4 por ciento y no del 2 por ciento, como se estimaba.

Los daños que podrían provocar esta explotación en no sólo en el norte de Veracruz sino en el resto de la República no han sido debidamente tomadas en cuenta por los legisladores en lo que aparentemente es una necedad de aprobar este tipo de técnicas.

Perfora Cydsa pozos de almacenamiento

La empresa Cydsa perfora tres pozos para almacenamiento de hidrocarburos en el municipio de Ixhuatlán del Sureste, en una versión menor a las grutas que tiene petróleos mexicanos. En un comunicado. la empresa mexicana, que tiene dos plantas en la zona sur: Sales del Istmo e Industria Química del Istmo, anunció que tiene un proyecto de construcción de tres pozos para el almacenamiento de hidrocarburos, especialmente gas, con el cual Pemex podría tener su reserva para surtir la demanda nacional.

Cydsa concluyó la perforación de dos pozos en Ixhuatlán del Sureste con potencial de utilizarse posteriormente para almacenamiento de hidrocarburos y espera concluir en el primer semestre de 2015 uno más, el cual registra un avance de 75 por ciento.

La empresa invierte cerca de 100 millones de dólares en estos pozos, los cuales puede puedan utilizarse como cavernas para el almacenamiento subterráneo de gas y otros hidrocarburos, que serán los primeros en el país y cuentan con los requerimientos de seguridad, para echarlos a andar de inmediato.

La empresa petroquímica gestionó el permiso correspondiente ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para ofrecer a Pemex este servicio de almacenamiento de hidrocarburos. Este tipo de almacenamiento ya se realiza en otros lugares y podría ser una opción alterna a los centros que ya tiene Pemex en el mismo municipio, que consisten en un sistema de domos salinos.