Política

Doble discurso, pensar oculto

mayo 08, 2014

ECP*

Leopoldo Gavito Nanson

La noche del martes, alrededor de las 10 pm, el doctor José Manuel Mireles subió un video al portal de YouTube que administra Google. En él, pedía al presidente Peña Nieto un diálogo directo. Sin dobleces y en un despliegue inusual de cabal franqueza, Mireles le cuenta al Enrique Peña Nieto sobre la realidad michoacana. Es una pieza obligada de ver. Ya en algún momento Javier Sicilia había roto con protocolo y ciertas formas cuando dialogaba, si acaso, con el infausto Calderón y Peña Nieto. Al primero al dirigirle una carta abierta y al decirle que el presidente estaba obligado a pedir perdón al pueblo mexicano; al segundo con un beso católico en la mejilla. No hay duda posible de la sinceridad del poeta Sicilia.

El video del doctor Mireles comparte los atributos de la singularidad y la sinceridad. Pero tiene una condición distinta por varios motivos. Mireles no apela al amor cristiano, si pertenece a alguna confesión religiosa no es eso una variable que hace pública para explicar su actuar. Mireles apela al derecho básico que tiene el individuo de defender su vida por medio del uso de la fuerza, por decirlo de algún modo. Mireles apela al derecho legítimo de levantarse en armas en contra de la injusticia. No lo hace contra el gobierno, sino contra expresiones e individuos concretos del crimen organizado en Michoacán porque el gobierno no ha sido, en más de una década, capaz de defender a los ciudadanos de ese estado.

Lo que revela en el desparpajado y aún así respetuoso video dirigido al presidente, es la perversidad brutal y peligrosa del doble discurso del gobierno.

La sociedad michoacana se levantó en armas hace alrededor de un año. En ese tiempo logró replegar y recuperar amplios territorios dominados por el crimen.

Hasta que intervino el gobierno con una política bivalente, por decir lo menos. Luego de la intervención federal con el comisionado Alfredo Castillo, las cosas no han mejorado en el estado y sí se han complicado para aquellos que tomaron la iniciativa de defender sus vidas por medios propios. En marzo el gobierno federal detiene y encarcela a Hipólito Mora con base en un inverosímil testimonio de alguien que dice haber oído -de noche y a más de 80 metros de distancia- que el líder de las autodefensas de la Ruana participaba en la muerte otras dos personas que también eran autodefensas.

Resulta ahora que hay autodefensas que operan en coordinación con el cártel Jalisco Nueva Generación. El gobierno da entrada al la denuncia contra Hipólito Mora y sobre la base de una acusación muy poco verosímil, y, luego de dos meses sigue encarcelado.

El gobierno insiste en que las autodefensas entreguen sus armas sobre la base de un principio inoperante toda vez que el crimen organizado no ha sido erradicado y probadamente tampoco tienen la capacidad de dar plena certidumbre de seguridad a quienes piden se desarmen. Eso sí, existen fechas terminales. El diez de mayo (!!!!).

Mireles apela a la necesidad de defender su vida y a que tiene miedo a que lo maten. Pocas cosas pueden ser tan inapelable y básicamente legítimas. Revela que la protección ofrecida por el gobierno le ha sido retirada y que a eso obedece su presencia en el DF. A “pasar la charola” entre amigos para reponer la unidad blindada que le habían prestado.

La revelación es sustantiva. Transciende con mucho la mera anécdota. En poco más de un año el gobierno federal ha dejado claramente asentado que su agenda es eso, su agenda, y que nada o en muy poco tiene que ver con la trama del interés público.

Un primer año de desempeño económico reprobatorio que se extiende al primer trimestre de este año. Muy mala cosa.

Una reforma educativa intolerante que descalifica las armonizaciones estatales y amenaza con controversias constitucionales de botepronto. Incluso con la ligerísima armonización aprobada por el Congreso veracruzano. Actitud que ha minado incluso el interés gubernamental federal al alimentar el descontento que descalifica y rebasa a sus propias coreas de transmisión y control políticos, el SNTE. A ello se suma la creación de condiciones para replicar la disidencia magisterial dentro del SNTE. Además de la CNTE ahora existe por derecho propio el MMPV, Movimiento Magisterial Popular Veracruzano y sus derivaciones.

Una reforma hacendaria que lejos de fortalecer la capacidad de recaudación la ha complicado y debilitado significativamente de inicio.

Una reforma energética radical que pondrá en competencia desde la distribución al menudeo, gasolineras y gaseras; hasta la exploración y explotación. Lo que significa poner a Pemex en situación de extrema indefensión antes que fortalecerlo. El país tiene experiencia en ese tipo de decisiones, se industrializó a costa del campo. Luego para fortalecer las exportaciones se hizo una contrarreforma agraria que ha puesto al país en condiciones de absoluta dependencia alimentaria.

Todo ello beneficia a unas cuantas empresas y debilita a una nación completa. No hay garantía de creación de refinerías, de hecho hay razones para dudar de que las empresas lo consideren conveniente. Luego no necesariamente habrá empleos locales ni abaratamiento de precios.

Los resultados a la vista de las diversas dimensiones del actuar gubernamental federal son suficientes para afirmar que: uno, el gobierno mantiene un doble discurso de forma consistente. Así ha sido con el caso de las autodefensas michoacanas, con la armonización estatal de reforma educativa y con la reforma petrolera donde no ha desagregado a detalle las implicaciones e impactos que indudablemente tendrá.

Reconfiguran el país sobre la base de los desacuerdos, como siempre ha sido de la imposición de la facción más fuerte y sobre una muy débil configuración institucional.

Serán imposiciones y seguramente en más de un aspecto tendrán necesidad de imponerlas con el uso de fuerza.

No es seguro que puedan hacerlo en paz sin reacción de fuerza.

*Es Cosa Pública leopoldogavitonansongmail.com