Política

INEE: aplicadores y evaluadores

febrero 17, 2014

El día del amor el magisterio nacional recibió su regalo: El Programa Anual 2014 de los Procesos de Evaluación del Servicio Profesional Docente, de fecha 14 de febrero en 54 páginas. Se agradece el gesto. En él hay plazos para proseguir con la implementación ya en marcha de la Ley Docente y son de llamar la atención los datos acerca de quiénes serán los aplicadores y los evaluadores del magisterio.

Por ejemplo, antes del 25 de agosto del 2014 se aprobarán los elementos, métodos y etapas para llevar a cabo la evaluación para la ‘promoción en la misma función’ en Educación Básica y Media Superior. Seguramente aquí morirán definitivamente las comisiones dictaminadoras en CBTis además de que nacerá el sustituto de Carrera Magisterial.

En el Programa Anual se encuentran también los Criterios y procedimientos para la ‘selección de los aplicadores’ en los procesos de evaluación para el Ingreso al Servicio Profesional Docente en Educación Básica y en Educación Media Superior, y en los procesos de evaluación para la Promoción a cargos con Funciones de Dirección (Directores) en Educación Media Superior, para el ciclo escolar 2014-2015.

Hay también definiciones y requisitos. Para el perfil del ‘aplicador’ se debe disponer de lo siguiente: contar con título de licenciatura o Técnico Superior Universitario; contar preferentemente con experiencia en aplicación de instrumentos como cuestionarios, registros de información estandarizada, pruebas de logro educativo o exámenes de selección; tener competencias básicas en el manejo de tecnologías de la información; no ser funcionario público en alguna dependencia del Gobierno Federal; no realizar actividades relacionadas con los Concursos de Ingreso o Promoción en el Servicio Profesional Docente de la etapa en curso; estar libre de interés personal, familiar o de negocios del que resulte beneficiado con los resultados de los procesos de evaluación del Servicio Profesional Docente; no tener antecedentes de mal desempeño, impuntualidad, inasistencia el día del examen, reportes de comportamiento indebido, negligencia, manejo inadecuado del material o extravío de exámenes.

Además, para la selección de los aplicadores, las Autoridades Educativas y los Organismos Descentralizados podrán recurrir a las bases de datos de aplicadores que se han conformado en diversos procesos de evaluación. De ser necesario, se podrá emitir una convocatoria pública o invitar a profesionistas que cumplan con los requisitos para realizar las actividades del aplicador. Pero estos son normas para sólo los aplicadores, jerárquicamente encima están los evaluadores.

Para ellos –son más importantes- las definiciones aún no se dan. El INEE publicó en el Programa que en el mes de abril de 2014, se expedirán los lineamientos en los que se establezcan los requisitos y procedimientos para la certificación de evaluadores. Ellos serán certificados, pero lástima porque las certificaciones siempre han sido negocio. Históricamente la certificación la dan privados a través de asociaciones civiles a cambio de una corta feria. ¿Se seguirá el modelo de evaluaciones mezclando dinero a como ocurrió con la Prueba Enlace? Esta cuestión involucra definiciones doctrinarias de educación pública mexicana pues los evaluadores deberán certificarse. ¿Se retraerá más el Estado Mexicano y cederá más espacios a los privados que ven en la certificación un negocio?

Se añade: “Desde la perspectiva del INEE, los ‘especialistas en evaluación’ deberán instalarse en las propias estructuras (¿?) del sistema educativo y de la gestión escolar seleccionando al personal respectivo de entre los docentes (¡) que, por su vocación, experiencia y liderazgo puedan desarrollar los conocimientos y las competencias en el terreno de la evaluación educativa, y convertirse en agentes activos de la evaluación educativa tal y como se prevé en la legislación secundaria. A la formación de los especialistas en evaluación que promueva el Instituto deberá sumarse una estrategia de certificación de evaluadores, construida a partir de esquemas de reconocimiento, evaluación, acreditación y registro de competencias profesionales en la materia”.

Las certificaciones se dan y reciben mediante dinero. Que no salgan más tarde con que el trabajo no sirvió porque se mezcló dinero en la evaluación, reproche que hubo para cancelar la prueba Enlace. Que recuerden que ya no habrá SNTE al cual echarle la culpa del fracaso.

Twitter @WenceslaoXalapa