Política

Accidentes, causados por saqueos y abandono en vías del ferrocarril

septiembre 05, 2013

Coatzacoalcos, Ver.- 70 por ciento de las vías férreas desde Coatzacoalcos a Mérida se encuentra en mal estado y en abandono y el servicio se realiza a velocidades muy bajas; la Federación tiene que invertir en la modernización del tramo y permitir a la inversión privada que asegure la permanencia de este medio de comunicación.

Esta línea conocida como Chiapas-Mayab representan un peligro para los trabajadores ferrocarrileros y los migrantes que viajan por el sureste, confirmó Vicente Ramón Uscanga, secretario general del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM) de la sección 39.

El descarrilamiento de la Bestia en la comunidad de Tembladeras, en Tabasco, donde murieron 11 migrantes centroamericanos, evidenció el mal estado en el que se encuentran las vías del ferrocarril de la ruta del sureste.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) presentó el dictamen que el personal de la empresa Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT) realizó del descarrilamiento en Tabasco, donde se informa que el accidente se originó por el robo de herrajes que unen los rieles.

Sin embargo, los trabajadores señalan que además de los actos vandálicos que enfrentan, las vías no están en condiciones óptimas para prestar un servicio de calidad y los descarrilamientos son frecuentes, sólo que en esta ocasión las pérdidas fueron mayores por el deceso de los migrantes.

A 12 días del accidente en Tembladeras, Ferrocarriles del Istmo de Tehuantepec recuperó el movimiento de carga por el sureste del país y están trabajando con normalidad las dos rutas que manejan de manera diaria.

Las góndolas y las maquinas se recuperaron y sólo el personal de FIT reinició los trabajos para recuperar la chatarra que se transportaba, pero no descartan que puedan seguir encontrando restos de personas que viajaban ese día.

El secretario general del sindicato ferrocarrilero de la sección 39 manifestó que 70 por ciento de los mil 850 kilómetros de vías que conectan el sureste mexicano se encuentran en mal estado. Recordó que esta ruta era operada por la empresa Chiapas Mayab, subsidiaria de la Genesee & Wyoming, la cual se cayó en quiebra en el año 2007 y pasó su administración al FIT, un organismo paraestatal.

Desde esa fecha, dijo, el ferrocarril está funcionando con limitadas condiciones para no cerrar este paso, pero sólo puede circular a 30 ó 40 kilómetros por hora, debido a las condiciones en las que se encuentran las vías.

“Este tramo necesita una rehabilitación integral, que las autoridades hagan un estudio y pongan la vista al sureste del país, que es un punto muy importante; el presidente de la República ha mostrado su interés para mejorar la infraestructura”.

Manifestó que desde hace más de una década se dejó de invertir en estas vías las cuales presentan deterioros en los durmientes, los herrajes y las vías, por lo que de manera frecuente se producen accidentes.

Anotó que a partir del mes de septiembre empezó la temporada más critica que existe para los trabajadores ferrocarrileros que operan esta ruta, ya que se presentan reblandecimientos en el terreno que afectan a la vía.

“Se ha señalado que el accidente fue provocado por el robo de la planchuela, pero pensamos que también la tierra se pudo haber reblandecido por la forma en la que se volcó, porque algunos tramos tienen esos problemas”.

Los ferrocarrileros señalaron como urgente que el gobierno federal, a través de la empresa paraestatal que administra, realice un mantenimiento integral para la recuperación de sus vías y desarrolle el movimiento de carga e incluso estime la opción de un tren de pasajeros hacia la riviera maya.

Comunicó que después de la rehabilitación puede volver a ofrecerla a una empresa privada para su operación, garantizando la inversión en este tipo de transporte y mayores fuentes de trabajo, ya que es una ruta muy rentable.

Vicente Ramón indicó que la ruta Chiapas-Mayab contrasta con la que mantiene el tramo Coatzacoalcos- Salina Cruz y el centro del país, las cuales opera Ferrocarriles del Sur (Ferrosur), donde el estado de las vías es óptimo.

“Ferrosur sí le ha apostado y ha ganado, sus vías están en mejores condiciones, los trenes viajan de 60 a 70 kilómetros por hora, se movilizan entre 15 a 40 mil toneladas diarias de productos petroquímicos, cemento y línea blanca, mientras que la Chiapas Mayab mueve de cuatro a seis mil toneladas, con una velocidad que ronda de 20 a 40 kilómetros por hora”.

Refrió que en el estado de las vías de ferrocarril no ha influido el clima, pues las mayores precipitaciones y deslaves los ha enfrentado Ferrosur en los tramos de Veracruz y Oaxaca, pero sus instalaciones no están en mal estado.

Para el STFRM es urgente que se invierta en el tramo hacia el sur por las oportunidades de crecimiento de carga y de pasajeros que se tiene para esa zona. También resaltan que este tramo al ser usado por los migrantes, es un punto de peligro para ellos puesto que pueden sufrir accidentes en su travesía o morir, como sucedió el 25 de agosto pasado.