Política

Piden no ceder a presiones de los porros

agosto 24, 2013

El bloqueo-protesta de encapuchados en la entrada del Campus para la cultura, artes y deportes de la Universidad Veracruzana en Xalapa fue un atropello a los principios universitarios de diálogo, de tolerancia, de la razón, y la comunidad universitaria debe exigir un alto a la violencia porque de no hacerlo habría un regreso de porros y de la injerencia del gobierno en la universidad, estaría en riesgo la autonomía universitaria, sostuvo el investigador Manuel Reyna Muñoz.

El miembro del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana, al ser entrevistado sobre el bloqueo de acceso a la USBI, antes del último informe de labores del rector de la Universidad Veracruzana, Raúl Arias Lovillo, calificó la acción de los encapuchados como un acto de violencia que atenta a la vida universitaria, a la autonomía universitaria.

Reyna Muñoz dijo que esta acción debe ser rechazada por toda la comunidad universitaria porque no se sabe si son estudiantes los que se apostaron a la entrada de la USBI, se enmascaran y esto deja mucho que decir. “Ya que tomaron unas instalaciones en donde se iba a reunir la máxima autoridad, entonces no es correcta la acción, secuestraron a personas que son responsables de la vida universitaria, se quedaron sin poder salir consejeros maestros, consejeros alumnos y consejeros trabajadores, eso no habla bien y si sus demandas son procedentes, no es el camino seguido”.

El investigador reiteró que lo que ocurrió fue un atropello a los principios universitarios de diálogo, de tolerancia, de la razón más que de la fuerza, en donde “amigos, conocidos fueron secuestrados, cualquier persona que fue privada de su libertad sabe que esos momentos son altamente desagradables, van en contra de lo que se sigue proponiendo: una civilidad entre los humanos, entre los gobernantes y los gobernados, entre la autoridad y los subordinados”.

De la comunidad universitaria –dijo– “debe haber un rechazo a la violencia, en forma pacífica, un alto a la violencia, un alto a la injerencia de personas no afines a la universidad porque no tengo elementos probatorios pero infiero que son personas ajenas a la universidad, no son estudiantes”.